Odiseo, también era griego. (Publicado en Mercados de El Mundo)

Escrito a las 11:06 am

Llevamos tantos siglos aprendiendo de los griegos, desde Homero hasta Platón, pasando por Aristóteles o Arquímedes, que no resulta extraño el intento de sacar conocimiento del actual momento por el que atraviesa la parte griega del problema europeo. Al menos, como punto de partida para analizar cuatro o cinco asuntos en los que deberíamos mejorar nuestro desempeño conjunto, tal y como han pedido, recientemente, tanto la nueva directora del FMI (“se necesita una acción colectiva drástica, ya”), como el presidente del Banco Mundial (“han retrasado demasiado las decisiones difíciles”) o el secretario americano del Tesoro (“Tendrán que emplear más fuerza para respaldar sus compromisos”).

                Todos echamos de menos, ahora, las carencias de una construcción monetaria en Europa, incompleta. Si hubiera existido un sistema central de efectivo control presupuestario nacional como soporte a un Tesoro europeo único (como hay Banco Central) que emitiera eurobonos y un Presupuesto de la Unión el triple que el actual, esta crisis de la deuda se hubiera podido gestionar de manera más racional y menos costosa. Les aseguro que cuando firmamos el Tratado de Maastricht, aunque se rechazó esta opción, ya sabíamos que una unión monetaria no se sostenía, solo, agarrada de una moneda única, sin armonizaciones claras en políticas fiscales, presupuestarias, laborales y de productividad que dieran forma a la unión económica. ¿Por qué se ha avanzado tan poco en esas materias?

Al menos, por tres razones: primera, la crisis que sobre el conjunto de la Unión proyectó Alemania con su acelerada unificación con elevadísimos costes económicos. Inflación al alza, crisis del Sistema Monetario de cambios, subidas en los tipos de interés, retrocesos del PIB y déficits públicos, fue el precio que el resto de países europeos pagamos, entre 1992 y 1995, por la manera en que se llevó a cabo la integración del Este tras la caída del muro de Berlín. Segundo, la prioridad en la construcción europea se trasladó desde la “profundización” en la integración, incluso mediante geometría variable, hacia la ampliación a los antiguos países comunista que era el interés de la nueva Alemania. Tercero, los fracasos en los referéndums sobre los nuevos Tratados, incluyendo la casi derrota en Francia, que encerraron a los gobiernos en un repliegue estatal que paralizó los avances previstos en comunitarización de  políticas.

Tenemos, pues, la Unión Europea que las grandes potencias y, especialmente, Alemania, han querido, o han dejado, construir. Una Unión, a pesar de todo, lo suficientemente integrada como para que los problemas de una zona, no digamos su quiebra o salida del euro, afecten negativamente a todas los demás, por el efecto contagio y las elevadas interrelaciones existentes.

La segunda enseñanza que podemos extraer del actual episodio griego de la crisis del euro tiene que ver con el propio sentido de la crisis de sobreendeudamiento que ha golpeado al mundo con detonante en las hipotecas subprimes americanas y epicentro en la quiebra de Lehman Brothers: cuando había exceso de liquidez y carencia de regulación, los mercados, prestamistas y prestatarios, cometieron errores importantes empujados por los informes “cautivos” de las agencias de calificación de riesgos. Esto, que fue así en todas partes, en unas, como Grecia, fue más grave que en otras, tanto por los volúmenes afectados como, sobre todo, por los elevados riesgos existentes, sobre los que se hizo luz de gas con la excusa de la elevada rentabilidad a corto. Este es el sentido práctico, e incluso moral si se quiere, de recordar que nunca, en las decenas de crisis por endeudamiento especulativo que han tenido lugar a lo largo de la historia, ha existido una salida que no incorporara una pérdida para el acreedor en forma de quita gestionada en el tiempo. Merkel introdujo ya en el último paquete de ayuda a Grecia, un porcentaje de renegociación de deuda privada, pero ello explica el nerviosismo de unos mercados que no saben si sobra o falta liquidez mundial.

La tercera enseñanza, con motivo del caso griego, es doble: la paradoja de cómo el endeudamiento privado se transforma en deuda pública, trasladando la responsabilidad desde gestores privados (como en USA), a los Gobiernos (España es paradigmática, porque todavía hoy nuestra deuda privada duplica a la pública pero sólo hablamos del endeudamiento de las administraciones). En segundo lugar, las carencias de los sistemas democráticos de control presupuestario (intervención, parlamentos, tribunales de cuentas) que permiten todo tipo de trampas,  como se ha puesto de relieve en Grecia y en algún otro sitio más próximo. Fallos que no se resuelven con enmiendas constitucionales de usar y olvidar, sino con reformas políticas estructurales permanentes consensuadas entre los partidos.

La cuarta de las reflexiones al calor de la confrontación griega tiene que ver con el debate actualizado sobre el huevo y la gallina: para fomentar el ahorro y reducir la deuda  ¿qué debemos priorizar: subir ingresos (crecimiento) o reducir gastos (recortes salvajes)? Porque ya nos hemos dado cuenta de que, a partir de un cierto nivel, ambos objetivos son incompatibles, por lo que es urgente encontrar un nuevo equilibrio donde sea posible mantener la austeridad, sin asfixiar el crecimiento económico generador de esos ingresos  de donde ahorramos y de la legitimidad que nos permite vivir en sociedades cohesionadas. Parece adecuado asegurarse el adecuado cumplimiento del Plan de Ajuste por parte de las autoridades griegas. Pero su economía ha caído el 5% en el primer semestre del año afectando de forma negativa al propio objetivo de déficit por lo que es imprescindible desembolsar ya el último tramo del primer paquete de ayuda, para que el tío vivo siga girando sin saltar por los aires.

Se calcula que Odiseo tardó diez años en regresar a su casa, Ítaca, una vez finalizada la guerra de Troya. No menos tiempo necesitará la actual Grecia para recuperar una normalidad que la sitúe fuera de las páginas de sucesos económicos, al borde del abismo. Entonces, el héroe griego sufrió el castigo de los dioses, por un agravio, y la ayuda de Atenea, la de ojos brillantes. ¿Quién castiga y quien ayuda en esta nueva Odisea?

8 comentarios

001
Nicolás
20.09.2011 a las 20:20 Enlace Permanente

Se lo podríamos preguntar a frau Merkel.

002
Juan
21.09.2011 a las 09:06 Enlace Permanente

Si lo sabian al firmar el Tratado de Maastricht, porqué lo firmaron entonces???? Porqueé no se hizo algo entonces, cuando se tenía que haber hecho?? Ahora todo son explicaciones y justificaciones, de que sirve??
Ah, claro, para aprender en el futuro. Las grandes fortunas griegas, que no pagan impuestos, pueden mover sus millones libremente, sin pagar impuestos, a paraisos fiscales, que no pagan impuestos ni se controlan de manera alguna, donde se pierden en un entramado financiero y empresarial, sin pagar impuestos, y ese dinero es el mismo que se “presta” a Grecia para salir de la crisis. Mientras los ciudadanos pagando el pato. Ni políticos ni banqueros o responsables financieros nunca son responsables.

003
Juan
21.09.2011 a las 10:44 Enlace Permanente

O puede que sea un problema de religión, tanto como de política económica. Puede ser que Marx se equivocara, porque la religión hace a la sociedad y no al revés. La religión determina qué tipo de sociedad y no al revés. Y así podemos muy bien dividir Europa en cuatro – de acuerdo a la religión. Cuanto más negativa es la imagen de las personas que la religión da, mejor es la sociedad que crea.

1. Europa Calvinista: el calvinismo se basa en la premisa de que el hombre es un ser fundamental del mal, depravado, pecador y corrupto, y que entre el hombre y Dios existe una guerra y por defecto Dios odia a toda la humanidad por los pecados de cada hombre y estos están condenados al infierno por defecto.

2. Europa Luterana: el hombre mismo es incapaz de cualquier bien, y hace hincapié en monergismo, es decir, que Dios ha predeterminado y elegido quienes van al infierno, y quienes al Cielo.

3. Europa Católica: su énfasis es en el perdón del pecado original por tener una tendencia al pecado, no por el pecado mismo. También ha rechazado la doctrina de la predestinación. El catolicismo es a menudo asociada con la dolce vita, con una actitud positiva ante la vida y la de aprovechar el gusto del placer.

4. Europa Ortodoxa: en estos países nunca ha habido una reforma inquisitoria o limpieza religiosa. La ortodoxia siempre ha subrayado la importancia de la espiritualidad y el libre albedrío humano. Rechaza la doctrina del pecado original por completo, y también la idea de que el hombre de ninguna manera sea malo o dañino, y la doctrina de la salvación se basa en la sinergia.

Es un hecho innegable que los países protestantes del mundo representan la elite de bienestar. Ellos tienen el mayor nivel de vida, las disparidades de ingresos más pequeños (menores desigualdades entre ricos y pobres), y en todos los indicadores, la calidad de vida es la mejor. Cuando viven en la misma sociedad, protestantes y católicos, los protestantes son más prósperos, más educados, la jerarquía social más alto, más sanos y viven más tiempo.

Católicos, a su vez, están mejor que los ortodoxos. Por otro lado, el mundo protestante nunca ha producido arte, emoción, filosofía, disfrutar de la vida, la felicidad y la celebración carnavalesca como el mundo católico.

Todos los países en crisis de la UME son de teología católica u ortodoxa, la ética o la moral de los países y sus líderes están basados en la doctrina católica u ortodoxa, donde confesando los pecados se consigue el perdón y la predisposición para pecar de nuevo.

Todos los países católicos son más o menos corruptos e ineficaces – y los ortodoxos, como Grecia, Rusia y Serbia también, en comparación con los protestantes

Por lo tanto, casi todos los países católicos, en algún momento de su historia han sido o bien absolutistas, como Francia, o con dictadura militar, como Portugal, España, Italia. Pero, a excepción de Grecia (dictadura militar) cada país ortodocso ha sido comunista.

Todos los países no protestantes, a saber, no fueron honestos ni transparentes en la creación del euro. En la preparación de la UEM, los países católicos y ortodoxos se comportaron deshonestamente y de manera fraudulenta, mientras que los países protestantes de Europa se portaron con total transparencia. Nunca se les acusó de nada hasta la fecha.

No es casualidad que ninguno de los PIIGS, haya sido luterano o calvinista. Tampoco es una coincidencia que ninguno de los calvinistas y protestantes, ha producido crimen organizado. Todas las mafias diversas, bandas y organizaciones criminales, invariablemente, son de origen católico u ortodoxo. La mafia irlandesa, la mafia italiana, Mafija Kosher rusa y judía – provienen de las religiones y culturas en los que la figura humana es básicamente bueno y noble.

La UME está en crisis, y los únicos países saludables son luteranos y calvinistas – la economía está en buenas condiciones, gracias a la comunidad protestante y la ética empresarial protestante.

Aparte de una dictadura, a Grecia le vendría bien cambiar de religión.

004
santiago
22.09.2011 a las 16:28 Enlace Permanente

Sr SEVILLA,BUENISIMOOOOOOO su articulo.

Sus dos primeras razones del porque ayudamos a Alemania,es cierto.Pero tambien es cierto que Alemania infloooo a España de ayudas Feder,de las cuales salieron nuestros cojonudisimos empresarios Florentino,Entreca,Ferrovial,Sacyr….y encima ACS se merienda a Hochtief,eso es tooomuch para los alemanes.

Todo el resto del articulo es muy coherente,como COHERENTE estoy viendo ahora lo que hizo Zapatero con Erdogan(ahora el lider de los paises musulmanes)y sus Civlizaciones.

Cada dia es una leccion de como estamos evolucionando a la velocidad del rayo.

sdos cordiales

005
anibal
22.09.2011 a las 23:17 Enlace Permanente

Mi solidaridad con los periodistas que han abortado el intento de nuestros impresentables políticos de instaurar la censura previa en TVE
!Viva la democracia! !Defendamos nuestro derecho a ser informados contra los ataques de la casta política que está destruyendo la democracia!

006
santiago
24.09.2011 a las 20:43 Enlace Permanente

Sr Sevilla

BUENA,BUENISIMA su charla en la Coruña.

Los periodistas-plumillas solo han recogido su “desapego” a Zapatero,cuando dijo mas importantes sobre LAS DIPUTACIONES y
todavia mas:que ni el PP ni el Psoe en la campaña diran la verdad de
como esta la economia de España ¡casi naaaaa¡

007
tu anciana abuela
25.09.2011 a las 20:55 Enlace Permanente

” ¿qué debemos priorizar: subir ingresos (crecimiento) o reducir gastos (recortes salvajes)? ”

reducir gastos estupidos e idiotas.

quizá no se pueda dar un cheque-bebe, pero si se podrá dejar de obligar a los padres a comprar una costossssisssima sillita para llevar al bebé.

son muchos los padres de gemelos que deben cambiar de coche porque no les cabe dos sillitas.

quizá no se pueda pagar los libros de los escolares, pero si se podrá comprar un juego de libros por clase, prestándoselos al alumno durante un año. Si se enseña a los niños a cuidarlos, y a respetar lo público como si fuera privado, mejor.

y así cientos de cosas mas. Que piensen mas y gasten menos.

008
Esperanza
26.09.2011 a las 05:52 Enlace Permanente

¿Qué habéis hecho de España mientras tanto?

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG

Logotipo de Blogestudio