¿Qué década perdida? (Publicado en Mercados de El Mundo)

Escrito a las 11:44 am

El Nobel Paul Krugman ha puesto de moda la calificación de doble cero para la década recién concluida, al considerar que ha sido una década perdida en términos económicos para EEUU. A partir de ahí, no han faltado voluntarios que trasladan a España la misma valoración, considerando los primeros 10 años del siglo XXI español como perdidos o desperdiciados, insinuando una culpa del Gobierno actual, que habría dilapidado la magnífica herencia recibida del anterior Ejecutivo del PP, cuando lo cierto es lo contrario: el balance que se puede hacer de la década pasada no es malo para nuestro país, incluso si nos abstraemos del pequeño detalle de que hemos vivido la mayor crisis internacional desde la de 1929.  

Todo análisis comparativo es discutible porque sus resultados dependen de dos decisiones: medirlo según la tendencia o el nivel, así como seleccionar las variables a utilizar. Un ejemplo de lo primero lo encontramos en los actuales datos de ventas de muchos sectores de los que se dice: «¡Son un desastre, nos retrotraen al nivel de 2006!». Pero si miramos las declaraciones que el mismo sector hacía en ese año, resulta que estaban contentos con las cifras que hoy le parecen tan malas. 

La diferencia que marca el tono de las expectativas no es, por tanto, el stock, sino el flujo que era entonces ascendente y, ahora, descendente. Lo segundo obliga a comparar variables económicas relevantes que puedan reflejar con amplitud la realidad vivida por los ciudadanos. 

Con estas dos advertencias, asevero que un análisis de la situación socio-económica de España en 2009, comparada con 1999, nos proporciona elementos sólidos para concluir que no ha sido una década perdida, en términos de niveles, incluso, a pesar de la recesión. 

La población ha crecido en esos 10 años en seis millones y medio de personas, una parte importante de los cuales provenientes de la inmigración. Según la última EPA, en el tercer trimestre de 2009 estaban ocupadas 4.200.000 personas más que en el mismo periodo de 1999. Repito, a pesar de la fuerte destrucción de empleo experimentada en los últimos dos años como consecuencia de la Gran Recesión, hoy trabajan en España muchas más personas que al comienzo de la década. 

La revolución femenina se nota en un mercado laboral que mantiene incorporadas como activas a tres millones de mujeres más que hace 10 años. Gracias a todo ello, y a pesar de tener 1.300.000 parados más que entonces, la riqueza nacional, medida por el índice PIB, es un 23% superior hoy a la del comienzo de la década. Aun incluyendo la fuerte caída debida a la crisis. Tenemos más sociedades mercantiles constituidas que entonces, el Ibex 35 está un poco por encima y exportamos más, por no hablar de los datos positivos vinculados a pensiones, sanidad o a la consolidación de nuestras multinacionales. 

Si traducimos todo ello a personas, con nombres y apellidos, tenemos argumentos suficientes para evitar las jeremiadas, tan acordes con una parte de nuestro carácter nacional. Después de padecer una de las mayores tempestades financieras y económicas de los últimos 100 años, cerramos la década con mejores datos absolutos globales que los existentes cuando se decía aquello de «España va bien». Y creo que es un esfuerzo colectivo del que nos tenemos que sentir orgullosos todos y no va ni a favor ni en contra de ningún partido, ya que durante el periodo han gobernado los dos con opciones para hacerlo. 

Nuestro problema actual no es, pues, de nivel, sino de tendencia. La década transcurrida de este siglo ha estado lejos de ser una década perdida. Sin embargo, no estoy tan seguro de lo que ocurrirá en la década que estrenamos. Me temo que recuperar los niveles de paro existentes antes de la crisis nos llevará un periodo de tiempo más cercano a la decena de años, prevista por Funcas y otros expertos, que al lustro anticipado por el secretario de Estado de Economía. Como veo muy difícil que el déficit público retorne, antes de finales de esta década, al superávit preexistente. 

A 10 años, si conseguimos evitar la trampa japonesa, la única perspectiva de los tipos de interés, respecto a hoy, será al alza, aunque sea de forma moderada. Y, pase lo que pase con las políticas de lucha contra el calentamiento climático, el petróleo tensionará hacia arriba unos precios energéticos en los que el peso de las energías fósiles seguirá siendo predominante. 

La década preocupante para España es la que viene, marcada por la recuestancación. Por eso, me resulta incomprensible que la Memoria Económica de la Ley de Economía Sostenible, uno de los principales instrumentos puestos en marcha por el Gobierno para revertir esa perspectiva sombría sobre el futuro inmediato, calcule que la misma apenas si repercutirá en dos décimas anuales adicionales sobre el crecimiento del PIB, a lo largo de 10 años. Sobre todo porque mi estimación personal es que su plena aplicación beneficiará a nuestra tasa de crecimiento anual en más de un punto porcentual, a lo que habría que añadir la repercusión favorable de una adecuada reforma laboral, sanitaria, de pensiones y educativa, como se ha anunciado. Con ello se demostraría la absoluta necesidad de las largamente reclamadas reformas estructurales, porque se acaban traduciendo, siempre, en más y mejor crecimiento económico, repartido de manera más equitativa. 

Hacerlo es todavía más urgente ahora, cuando muchos creemos que coincide la recesión económica con signos preocupantes de agotamiento del modelo político de la Transición, lo que aconsejaría una revisión ordenada del mismo, incluyendo la reforma constitucional, ya que todo deterioro institucional (gobernabilidad, justicia, corrupción) o se frena en seco o tiende a acelerarse, repercutiendo negativamente en el bienestar social al destruir la confianza y la legitimidad colectiva. 

Lo que suceda con la próxima década dependerá, en gran parte, de las decisiones que adoptemos ahora. Porque, si es difícil reescribir el pasado, una de las ventajas del futuro es que todavía no está escrito.

7 comentarios

001
magda
18.01.2010 a las 13:02 Enlace Permanente

No está escrito, pero se está pergeñando un plan de fortalecimiento de lo de siempre.
Creo que el gobierno debe tomar medidas drasticas y jugarsela o lo contrario es la cara oculta del la derecha que está empezando a salir.
Medidas como la TV son extraordinarias, han hecho de la Tv pública algo digno para el ususario.
Apoyo todo lo que hace que al ser humano le suba la autoestima.
Un saluso

002
Rafael
18.01.2010 a las 21:21 Enlace Permanente

A mí sí me parece negativo el balance, y lo vamos a poder comprobar en esta década que acaba de empezar. Se apostó por el crecimiento económico porque sí, sin planear un mínimo el futuro, sin crear redes productivas duraderas, confiándolo todo al ladrillo y a la banca, y ahora toca ver qué sabemos hacer los españoles.

003
Pekata
19.01.2010 a las 00:11 Enlace Permanente

No te enteras Jordi. Jose Luis Rodriguez Zapatero está más preocupado de si le van a dar una hostia el la misa matutina con Obama y si lo retransmitirá TVE por si sube un 1% la intención de voto.

Mientras tanto Rajoy está pensando en renegar de Cristo y sus Legionarios de la Caverna por arañar algunos votos de centro. Está por hacerse de Greenpeace aunque tiene un primo que sabe mucho de cambio climático y una niña medio zumbada con las clases en catalán.

Tú crees que aquí hay gente seria y con ganas de gobernar para España?

004
ismael peña-lópez
19.01.2010 a las 11:01 Enlace Permanente

“cerramos la década con mejores datos absolutos globales”

De acuerdo.

Pero ¿qué pasa con los datos relativos?
Al fin y al cabo, en Economía (y en temas de sociedad en general) son los que acaban preocupando y, a medio plazo, determinando esa década que está por ver.

005
Laura
19.01.2010 a las 12:49 Enlace Permanente

Como apunta Pekata, haría falta alguien con ganas de gobernar, que pensara en el largo plazo y en el bien general, y no simplemente en mantener el culo en la poltrona.
Evidentemente ni PP ni PSOE están dispuestos a hacerlo. Pero como dice Jordi, de lo que hagamos ahora depende el futuro. De lo que hagamos nosostros, los ciudadanos. Así que es hora de plantearse muy seriamente cómo quremos ser gobernados, y actuar en consecuencia.

006
Noches Blancas
20.01.2010 a las 14:31 Enlace Permanente

Es difícil tomar una frase creíble, darle la vuelta para analizar un dato (las ventas en 2006) y desacreditar el conjunto.

Aunque las décadas comiencen el 1-1-2000, a efectos de análisis se suele tomar el cambio de dígito (2001-2010).

Los analistas toman datos particulares, abstraen y emiten un diagnóstico general, que resume tendencias, circunstancias y valores.

Por eso, globalmente, es cierto que ha sido una década TOTALMENTE perdida. 6 años de crecimiento (2001-2006), 2 de estancamiento y derrumbe del modelo, y 2 de hundimiento pavoroso. Y 2010 nos traerá más de lo mismo. Cuando termine, los datos serán ya peores que en 2004, en valor absoluto, en tendencia, en perspectiva, y sin ninguna luz en el túnel, a ningún nivel, ni siquiera político. Si la crisis dura 1 o 2 años más (2012), lo que parece muy probable, en 12 años habremos vuelto a los valores absolutos per cápita de 2001. Fastuoso, vaya.

Relativamente, al empezar la década España estaba en crecimiento y ganaba en respeto a todos los niveles, como país europeo importante y creíble. En estos momentos, somos los siguientes después de Grecia en las apuestas sobre intervención del FMI y candidatos a abandonar el Euro. Batimos el récord de paro a nivel europeo y casi mundial, con la mitad de regiones españolas igualando a la franja de Gaza y Cisjordania.

007
enric doménech
22.01.2010 a las 19:43 Enlace Permanente

La teoría del big-bang, o del ave fénix, resurgiendo de sus propias cenizas, queda bien para la filosofía, y los ejemplos o parábolas ‘absolutas’, pero difícilmente aplicable a la realidad concreta.
Haití ha sido devastado, y parcialmente ‘invadido’ por un ejercito de marines americanos. Puede que este hecho sirva para lavar la imagen de USA como gendarme del mundo, pero si no se trata finalmente de una ‘colonización’, tras la tempestad, lo que resurgirá en un Estado sin Estado, será desgraciadamente la anarquía, el desorden y el desarrollo de grupúsculos pseudo-mafiosos que intentarán controlar los flujos económicos.
Un país no se hace escribiendo en un papel (a no ser que estemos hablando del próximo estado de ultramar americano, tras Costa Rica). Haití es una plataforma para la presencia nord-americana en el caribe (con sus reservas petroleras cercanas).

Pero volviendo a la ‘realidad concreta’ española, y como ya te comenté en otro ‘post’, en relación a la presión del lastre hipotecario y sus intereses sobre las economías domésticas, sobre un volumen de hipotecas a 30 años, y tomando como referencia el año 2000, creo que a partir de superar la mitad del periodo de vida de estas hipotecas, es decir, a partir de del año 2015, éste peso sobre las economías familiares, va a decrecer, al ser mayor el componente natural de deuda frente al peso de los intereses en su composición. Y esto puede traducirse en un cierto despegue del consumo y del ahorro de las familias, que a su vez repercutan en un repunte de la actividad (PIB, empleo, …).
De cómo lleguemos al escenario de 2015, tras unas elecciones autonómicas y locales en 2011, y unas generales o en dichas fechas o un año después (2012), puede depender muy mucho nuestras posibilidades como país, para aumentar nuestra capacidad de generación de riqueza.
Muchos están pensando en procesos electorales, utilizando incluso la técnica de ‘tierra quemada’. Esto me parece una temeridad, aunque les reporte réditos electorales. Detrás de todo Voto, estamos ‘personas’, padres, trabajadores, parados, pensionistas, jubilados, jóvenes, “votantes”.
¿Qué educación queremos? –formación profesional, universidad,…-
¿Qué tipo de relación laboral queremos? –simplificación de las fórmulas contractuales-
¿Qué tipo de sanidad queremos? –pública 100%, pública de gestión privada, …-
¿Qué tipo de garantías tendrá el ciudadano frente a los abusos de: bancos, empresas, …?
¿Qué tipo de Administración queremos?
¿Cuál será el nivel de protección de los grupos más sensibles a padecer los vaivenes económicos –parad@s, ancian@s, dependientes, jóvenes, niñ@s,-?
¿Serán dignos nuestros salarios? ¿Alcanzaremos algún día la media europea?¿Cuando la superaremos?
¿Quién le pone el cascabel al gato a los abusos financieros? ¿Eliminaremos los paraísos fiscales?
¿Se dejarán de regalar trajes, coches, acciones, retiros profesionales, …?
Por cierto, no solo existe una generación. Existimos muchas más que somos Ni corruptos, Ni advenedizos, Ni conformistas, Ni egoístas, .. o si lo prefieres, Solidarios, Honestos, Esforzados, Responsables, Luchadores, Inconformistas, ABC del … o 20-80. Tal vez solo seamos un 20% de la presencia política, pero suponemos un 80% de lo que piensa y quiere el electorado. (ilusión, esperanza, futuro, estabilidad, crecimiento, sostenibilidad, igualdad, respeto, mensaje –con contenido-, …).
Y como me decía mi pareja, que ‘pasa’ de política: ¡ya estoy harta de oír criticar a ‘x’ o ‘y’! ¡quiero oír propuestas, ideas, respuestas!

Un abrazo desde Xàbia / Jávea

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG

Logotipo de Blogestudio