Nuestra revuelta francesa

Escrito a las 11:41 am

Un grito de desesperanza recorre Francia en forma de huelgas sindicales y manifestaciones estudiantiles contra la propuesta de reforma de las pensiones. A algunos, esta situación les trae a la memoría “Mayo del 68″. GRAN ERROR. Hace treinta años se luchaba por un mundo distinto, ahora, porque no nos cambien este. Antes por ir a mejor, ahora, por no ir a peor. Un breve análisis de ambos momentos nos permitirá entender la gravedad de la crisis social en la que vivimos que va más allá de los problemas económicos. Todo un paradigma de convivencia se está poniendo en cuestión en Europa desde hace décadas aunque se visualiza ahora. Y más nos vale entenderlo así, porque si no, las decisiones que no tomemos nosotros, otros las tomaran por nosotros. Y será peor.

Preguntados los jóvenes manifestantes de hoy, expresan dos ideas muy claras respecto al orígen de su malestar: no quieren vivir peor que sus padres y, segundo, entienden que el trabajo sigue siendo el principal instrumento de integración social por lo que rechazan la perspectiva de ser estudiantes hasta los 30 años, parados a los 40 y precarios hasta los 70. Preguntados quienes se manifestaban en mayo del 68, expresaban también dos cosas muy claras: no querían vivir como sus padres en una sociedad que rechazaban y, segundo, el trabajo (alienante) no podía ser la columna vertebral de la vida social que debía permitir a los individuoa expresar sus potencialidades de otra manera más creativa.

La diferencia de perspectiva y enfoque no puede ser mayor entre un momento histórico y otro. Y no se trata solo de que entonces la influencia del marxismo fuera apabullante entre esos medios y hoy nadie sepa que Marx es algo más que una imagen en una camiseta. No. La diferencia es que, entonces, la sociedad europea y occidental ofrecía perspectivas de mejora, de integración y de progreso que podías permitirte el lujo de rechazar, o de manifestar tus discrepancias sobre el cómo pero no sobre el qué y hoy, se ofrecen perspectivas lúgubres, donde las vías de avance y mejora individual están atascadas y donde se intuye que el mañana será peor, no mejor, que el hoy y el ayer. Entonces era primavera y, ahora, otoño.
Esto es un giro copernicano en el termómetro de la sociedad. Así, se pasa del optimismo, la confianza y el empuje reformista del “las cosas pueden ser diferentes y ello es mejor”, al pesimismo, la resignación, “que nada cambie porque cualquier cambio es a peor” y el conformismo, aunque se exprese mediante manifestaciones. Si no entendemos esto, que va más allá del momento de crisis económica, no estaremos entendiendo nada de la principal enfermedad de nuestro tiempo. Al menos, en Europa y Estados Unidos.

Si tuviera que adelantar dos hipótesis explicativas sobre este giro en el tono vital de nuestras sociedades, me atrevería a señalar dos: la influencia del neoliberalismo “tacherista” que ha desplazado (incluso colonizado) al pensamiento socialdemocrata y la manera en que hemos desarrollado la globalización económica de la que la actual crisis es, solo, un ejemplo.
El llamado consenso socialdemocrata de los años 50, 60 y mitad de los 70 del siglo pasado, sigue representando el momento álgido de progreso y bienestar social en Europa y USA. Un sector privado haciendo su trabajo y colaborando con un Estado que hacía el suyo; unos ricos dispuestos a pagar impuestos con que mejorar la convivencia al permitir ampliar las posibilidades de los menos favorecidos y una cierta idea de colectividad en la que ganan todos si unos se ayudan a otros, son tres elementos básicos, aunque simplificados, del modelo que saltó por los aires cuando ante sus dificultades, que las hubo, se decidió hacerlo saltar por los aires caminando hacia la ley de la selva definida cuando Thacher dijo aquello de que “la sociedad, no existe” y termina hoy en el grito del Tea Party, “menos Estado y más religión”.

Se rompió la idea de que la cohesión social laica es buena para todos. De que deben existir mecanismos, socialmente favorecidos mediante el Estado, para impulsar la movilidad social de los mejores. De que el gasto público en la provisión de determinados servicios es positivo y debe financiarse con impuestos progresivos. De que los impuestos, por tanto, no son una expropiación forzosa que hace una panda de enemigos públicos legitimados por las leyes y las urnas para reducir la riqueza, sino un acto de ciudadanía y de compromiso con la fraternidad constitucional que, además, resulta rentable desde el punto de vista de esa sociedad que no existe para algunos. No tengo tiempo de entrar aqui en el análisis detallado de todo esto que, en parte, he hecho en otro sitio (“De nuevo socialismo”). Y no quiero quitar responsabilidades a quienes no se dieron cuenta, a tiempo, de que la mejor defensa del Estado del Bienestar era reformarlo para evitar que sus rigideces se transformaran en elementos del rechazo por parte de la ciudadanía.

Pero mantengo que la solución a los problemas planteados por el anquilosamiento del Estado del Bienestar no era su disolución como se ha hecho, con distintos ritmos, en las últimas décadas a partir de dos elementos claves: el cuestionamiento del estado y de lo público, por una parte, y el cuestionamiento de los impuestos progresivos como elemento esencial que justifica gran parte de las medidas universales del Estado del Bienestar (Si los ricos pagan más impuestos, algunas medidas pueden ser universales. Si, como ahora, dejan de pagar, no tiene sentido mantener ayudas universales también para los ricos, como está planteando el actual Gobierno liberalconservador británico. Y, así, empieza a resquebrajarse el sistema. Por los impuestos).

Este ir cerrando las perspectivas de mejora social para los más desfavorecidos que representaba el Estado del Bienestar se combina con una manera de entender la globalización en la que ha primado las ventajas a los productos y, sobre todo, a los mercados financieros, antes que a los individuos. Esta globalización que golpea las perpsectivas de empleo en Europa, sin apenas mecanismos públicos correctores, INCREMENTA MUCHO LAS PERSPECTIVAS DE MEJORA Y EL OPTIMISMO DE LOS JOVENES CHINOS, BRASILEÑOS O INDIOS. Es decir, unos pierden, pero otros ganan. Esta desoccidentalización del mundo no tenía por qué haberse hecho así. Dirigida por los mercados y el beneficios privado, sin apenas gobernanza pública. Pero se ha hecho y ahora vivimos las consecuencias.

No es, pues, solo un problema de las pensiones, del trabajo o de la movilidad social lo que debemos plantearnos.Sino una cuestión del modelo de sociedad que queremos construir, desde la política y desde la actividad pública. Quedarnos como estamos, no es solución. Pero seguir desmontando los mecanismos de cohesión social construidos a lo largo de los años, sin alternativas, tampoco. Hacen falta reformas. Profundas reformas de lo existente. Pero, sobre todo, hace falta encontrar el sentido a dichas reformas, saber hacia adonde nos van a dirigir esas reformas y convencernos de que el resultado final de tantos sacrificios, merecerá la pena. Necesitamos liderazgo, de pensamiento y de obra. Y entender el dibujo final del puzzle, al que aspiramos, en lugar de pelearnos pieza a pieza sin tener idea del conjunto.

Se cuenta un chiste en Bruselas sobre los franceses. Dice así: ¿En qué se diferencian los franceses del resto de los europeos? Respuesta: en nada, pero ellos no lo saben. La pregunta que planteo yo, es: ¿lo sabemos los demás?

28 comentarios

001
JoseLopezPonce
17.10.2010 a las 12:05 Enlace Permanente

1968 representó la gran revuelta contra los valores de un modelo social construido sobre la base de la Revolución Industrial y se abrieron las puertas a la posmodernidad o la era del relativismo y del “todo vale”, hoy o mañana, viviremos la gran revuelta contra “el todo vale” que se ha infiltrado en las ideologías dominantes durante el siglo XX. Cierto, necesitamos nuevos liderazgo, de pensamiento y de obra.

002
Paco
17.10.2010 a las 16:30 Enlace Permanente

Hace 48 años luchamos por un mundo distinto y ahora también!

003
Trimegisto
17.10.2010 a las 18:28 Enlace Permanente

Brillante. O sabemos a donde vamos y q proponemos o continuaremos con la actual inercia hacia el individualismo desaforado e insolidario.

Bravo.

004
Magda
17.10.2010 a las 19:28 Enlace Permanente

He podido ver en los periódicos franceses como los jóvenes, mujeres y hombres se manifiestan con una intensidad asombrosa; en una de las fotos una joven lleva en las manos un cartel hecho a mano, seguramente por ella misma y que dice así: “papá, mamá yo voy a conseguir la jubilación a los 60 años”, me emocionó y me pareció un compromiso de un hijo hacia sus padres de generosidad y cariño. Estos son los hijos de Francia
Por otro lado pensé en el panorama español, con la jubilación hasta los 67 años, con una juventud en el paro y un fracaso escolar de altas proporciones.
Y me dije: dónde están los jóvenes españoles saliendo a defender sus derechos y si me apuro por puro egoísmo los de sus padres.¿Dónde están los hijos de España?, ¿dónde están nuestros hijos?.
Solo quiero decir esto, pues por lo demás el panorama de movilizaciones que tiene los franceses es consecuente con sus nivel de vida.
Nosotros aquí hemos comido y bebido y hemos considerado el nivel de vida con tener una casa propia y un coche, lo demás, educación, idiomas, salud, cultura no nos ha parecido importante, así se ve y se nota en el panorama actual, llamando al abucheo desde la Radio Nacional en un programa de domingo, por algunos tertulianos.¿Dónde estoy? Y sobre todo ¿con quién estamos?.
Y sobre los grandes cambios que necesitamos, estoy de acuerdo.¿Pero no sería mejor no cometer los mismos errores, para no hacernos siempre las mismos reproches?
Y si todo ya no va ha ser como era, no sería mejor cambiar a los intelocutores y los metodos de cambio?¿nos podemos permitir tener un presidente de la patronal como los caciques de la revolución industrial?
Nos podemos permitir tener empresas que no tengan ningún compromiso con su país, podemos tener dueños de las minas de carbón comiendose las subenciones?
Entonces ¿qué narices estamos defenciendo?.
Tenemos que volver a nacer.

005
Magda
17.10.2010 a las 19:33 Enlace Permanente

Escusas por la “ha ser”

006
kafkiano
17.10.2010 a las 20:20 Enlace Permanente

En gran parte de su actual discurso tiene razón. Los “poderes mundiales” que quieren cambiar el mundo están iniciando una “doma” de la clase media trabajadora, desposeyéndola poco a poco de sus logros, conseguidos a base de huelgas, lucha.. o incluso a decisiones acertadas de algún que otro político (ejemplo de esto último fue el establecimiento de la “quasi” seguridad social para los funcionarios no nació como consecuencia de esas luchas, sino que se implantó benevolentemente al inicio de la etapa llamada democrática. Hasta ese momento, los funcionarios teníamos que pagar de nuestro bolsillo el médico y los medicamentos, sin que hubiese restitución posterior; ejemplo de lo anterior se podría citar el logro social de las vacaciones retribuídas o la pensión de jubilación..) Recientemente hemos venido viendo, impasibles, cómo se nos ha reducido la ayuda para medicamentos, mediante el sistema de dejar fuera de la misma una lista de productos, que se ha ido acrecentando posteriormente. Las pensiones de jubiliación se quieren reducir. El subsidio de paro igualmente, en vez de detectar el sistema a los que lo disfrutan ilegalmente mediante engaño o a los “negados” que pretenden vivir de él. En los últimos tiempos se ha congelado dos veces el sueldo de los funcionarios (una por parte del PSOE y otra por parte del PSOE) llegándose en esta ocasión última a REDUCIR el sueldo y congelarlo posteriormente. Para justificar todo esto se ha creado una crisis económica, pero que curiosamente afecta, como siempre, a las clases medias, que vemos cómo, además de reducir los ingresos de una forma directa, el sistema lo hace también indirectamente, a base de subir los precios de los productos y especialmente de aquellos cuya demanda es muy rígida (combustibles, energía). Las rentas altas y los beneficios empresariales no resultan afectados, por el momento.
¿Qué es lo que se está “cociendo” aquí? ¿Quién está moviendo todo el estatus logrado a raiz del célebre mayo del 68? ¿Por que se oye hablar tímidamente de la instauración de un “nuevo orden mundial”? ¿Cómo podemos los ciudadanos defendernos de la que se nos viene encima si tenemos unos partidos políticos controlados desde fuera, -desde el nuevo sistema- que se doblegan ante “la voz de su amo” en perjuicio de sus connacionales? ¿Cómo puede la clase trabajadora reaccionar, cuando los Sindicatos están comprados por el poder político, a base de prebendas y dinero en efectivo? Sólo nos queda como institución libre la Iglesia, pero tampoco ésta puede hacer nada más que predicar resignación y no violencia, de acuerdo con sus principios. Por lo tanto, amigo Sevilla, ¿cómo no permancer impasibles ante lo que se nos viene encima? Ocurrirá lo que tenga que ocurrir y de nuevo se generarán movimientos sociales violentos cuando el aguante haya llegado al límite y cuando surja un líder que arrastre a la población a cortar cabezas de los ricos… Y vuelta e ampezar de nuevo. La Historia se repite cíclicamente y pone de manifiesta que la Humanidad no ha aprendido nada en todo el tiempo que lleva habitando la Tierra, porque ha olvidado el sencillo mensaje de Jesucristo: “Ama al prójimo como a tí mismo”. (No olvidemos una frase: Pax opus iustitiae. Ergo… si no hay justicia no habrá paz)

007
Luis
17.10.2010 a las 20:47 Enlace Permanente

La izquierda tendría que materializarse, y eso significa: participación, organización, producción (de ideas) y comunicación. De nada sirven los liderazgos, si las personas van a seguir viviendo fuera de la política, incapaces de entusiasmarse con ello. De nada sirve entender el puzzle, si estamos aislados. Hay que hacerse un proyecto, pero sobre todo hay que difundirlo, devolvérselo a la ciudadanía, y esperar de ella una respuesta sincera. Y para eso hace falta cercanía, pero no esa cercanía falsa del político profesional que baja del coche oficial para saludar, o del alcalde demagógico que “es como la gente corriente”, zafio y estúpido. Hay que tener a la gente más inteligente que tengamos, y ponerla de cara a los demás, gente con ideas propias, no con idearios burocráticos. En realidad no es tan difícil: es hacer de la política, de la buena, una cuestión del día a día. No sé en qué contexto Vattimo hablaba una vez sobre cómo en Italia, los domingos, la gente tenía dos sitios a los que ir: la iglesia y la sede del partido. Es un poco eso.
Pero claro, la agrupación local de mi barrio siempre tiene el toldo echado. Y por otra parte hace meses que solicité a Madrid el carnet de simpatizante y no he vuelto a saber nada. La filosofía política suele chocar con minucias de este tipo.

008
la primera fuente
17.10.2010 a las 23:09 Enlace Permanente

¿Dónde están los chicos del PC?

009
santiago
17.10.2010 a las 23:12 Enlace Permanente

Magda ¿donde estan nuestros jovenes? ¿de que edad?¿de que segmento de poblacion?.

Hoy por ejemplo el dia de la pobreza en la zona de Vallecas habia una reunion de varios miles clamando contra la miseria,la pobreza.

¿sabias que en la España cañi que hemos dejado atras hay un millon de personas que no llegan al umbral de la pobreza español de 7.000 euros año?

España como siempre es diferente,es heterogenea,es ambigua,es cinica,es hipocrita-especialmente muchos de nuestros politicos que en un mercado libre estaria en empresas con sueldos que no pasan de los 2.000 euros mes-¿cuanto ganan ahora?¿que hacen?¿por que lo hacen “asi”?

Creo que Felipe Gonzalez y ahora Zapatero,al menos,uno logro que no el jubilado sin pension,cobre la minina de subsistencia y Zapatero introdujo la ley de la dependencia.

…pero no llega,pues con los fondos de cohesion que vinieron de Europa,se drogo la corrupcion y todo lo invadio y ahora estamos metidos entre corruptos y jueces que poco a poco tratan de buscar la realidad.

…una vez mas,falta de cultura democratica,falta de experiencia y Jordi Sevilla quiere buscar anclajes allaaaa en el thacherismo,cuando los ingleses ahora tambien naufragan….o en el neoliberalismo,cuando Obama no logro la proteccion minima de todos los americanos.

China,India y Brasil……lo mismo que nosotros en el 68.Cada pais tiene su epoca y por eso tan tan dificil encontrar una “coherencia global”

Saludos cordiales

010
paquillo
18.10.2010 a las 01:34 Enlace Permanente

Me temo que esa generación que protesta va a ser la gran sacrificada en el plano económico , a lo mejor esos titulados universitarios tendrán que coger la maletita , poner en práctica sus conocimientos de idiomas y emigrar. Otros lo hicieron antes y con peor preparación. Estoy de acuerdo con don JORDI que el resquebrajamiento del sistema reside en la base del mismo, los impuestos. ¿Porqué no le damos un respiro al individuo y a las clases medias? Confiemos en los más válidos de entre nosotros, que no necesariamente son los más ricos , sino los más laboriosos. Trabajar más y mejor no mata. Mata la enfermedad, la miseria moral y fisica. A lo mejor habrá que potenciar la figura de la familia como amortiguador de tensiones sociales en esta travesía del desierto.

011
Goyo Tovar
18.10.2010 a las 10:30 Enlace Permanente

Pues ahí van dos propuestas a debatir:
Una jornada laboral alternativa: http://goyotovar.lasideas.es/?p=2831
y una concepción diferente de semana:http://goyotovar.lasideas.es/?p=33.
Gracias por seguir pensado, Jordi.

Goyo
18-oct-10

012
Jean E. Ralbol
18.10.2010 a las 12:44 Enlace Permanente

Me parece un buen análisis, Sr. Sevilla, pero creo que simplifica usted el problema. El mundo del 68 era bastante distinto al de ahora. Entonces había muchas cosas que cambiar, y efectivamente algunas se cambiaron, pero mientras en las calles se cantaba la revolución, en los despachos se discutía la reforma. Muchos de aquellos “jóvenes rebeldes” hoy son respetables y moderados funcionarios (nacionales o internacionales). No me parece mal, pero es un hecho sintomático de que la revolución nunca se hizo. Se hizo la reforma, y yo lo celebro, pero después vinieron el thatcherismo, el reaganismo, etc., y la primera reacción lógica de la izquierda fue (y sigue siendo) salvaguardar aquellos cambios del 68 que siguen teniendo sentido. Eso es lo que hacen los jóvenes franceses de hoy. Conservar el cambio, que es una forma de apuntalar el progreso o de resistirse a la involución neoliberal hacia un pre-68. Creo que ha caído usted en que “todo tiempo pasado fue mejor”, otorgando un criterio generacional a un debate político que poco tiene que ver con los grupos de edad, porque conformistas y revolucionarios ha habido en todas las épocas. No creo que una generación sea más inconformista por llamarse a sí misma “revolucionaria”. Yo creo, con Vaneigem, que la verdadera revolución es la de todos los días, la que no se grita sino que se practica en cambios concretos y cotidianos, y en eso falló el 68, que ni en casa ni en los despachos cambió tan sustancialmente la forma de vivir de sus padres. Hoy estamos por el cambio, Sr. Sevilla, incluso por el cambio profundo, pero no abstraigamos de su contexto los gritos de cada momento, y no seamos revolucionarios o apocalípticos, que es la mejor manera de dejar las cosas como están. Enhorabuena por su entrada, en cualquier caso.

013
Guardilla
18.10.2010 a las 13:50 Enlace Permanente

SR Sevilla, yo entiendo que el mañana no será peor que el de hoy, será DIFERENTE. Esta Ud.cayendo en el dicho de: “todo tiempo pasado fué mejor”. No. Le he escuchado a Ud( y a muchos otros) defender que todo se transforma y que hay que adaptarse a los tiempos,que cambian Sr Sevilla,que cambian. Para bien o para mal(tratemos de que para bien siempre) debemos ser como los “juncos”, debemos adaptarnos al entorno.Las plantas y los animales nos lo demuestran día a día.
Todo se transforma. Nuestra vida hoy es completamente diferente a la de nuestra juventud, por eso la añoramos tanto. Yo si la recuerdo con cariño, pero me gusta mirar siempre hacia adelante.Por ejemplo las peliculas y melodias antiguas me causan angustia vital.Me gusta meterme en caminos nuevos. Descubrir n uevas cosas,nuevos trabajos,nuevos sitios.Que en definitiva es el destino del hombre buscar siempre la ultima frontera y sobrepasarla. Antes eran unas fronteras ahora son otras,pero nada mas. Pero claro esas fronteras estan puestas, en todos los ambitos de la sociedad y la vida, y hay que conquistarlas de nuevo cada día y no veo yo disposición sana en ese sentido a la gente de hoy.
Lo que si está muy claro son las actitudes y aptitudes de los individuos a traves de los tiempos. La gente joven, en una mayoria considerable, no ha pasado las penurias que hemos pasado nosotros y nuestros padres. Y si no has pasado por una situación no puedes valorar tan directamente ese valor que pierdes( el gato escaldado del agua fria huye). Por ejemplo, nuestro Estado del Bienestar, que por cierto no lleva tanto tiempo implantado y ya nos lo quiren ROBAR. Fué Felipe Gonzalez el que lo dió un impulso, no total, pero si definitivo. Que tenemos que modificar las Pensiones, las Relaciones Laborales,pues habrá que cambiarlas, máxime si como vemos pueden llegar a estar en peligro,aunque no tan inminente como nos cuentan.
Vamos a ver no ha cambiado la sociedad, por ejemplo viendo ya casi normal(salvo los de extrema derecha y catolicos antiguos) las bodas gays y las relaciones sexuales de la gente joven. Porque no se puede cambiar en todo lo demas,máxime cuando es en cosas que te van a permitir progresar en el resto,porque si dispones de dinero,trabajo y salud y una seguridad juridica y politica amplia, te será mas facil todo.
Ahora tambien los dirigentes deben cambiar. Debemos cambiar todo. Y claro, esto es lo grave, que la clase dirigente,las Elites son las que ENTORPECEN la marcha. Esas son las que mas deben cambiar,porque son las que mas influyen con sus decisiones.

014

A Nueva revuelta francesa
18.10.10.
Yo, quizás por mi edad, me siento más identificado con aquélla generación en la que, según usted menciona, la juventud asumía de una forma más rotunda su rechazo a que el trabajo alienado fuera la columna vertebral de la vida social. Ahora es otoño; pero si somos capaces de sobrevivir y hacer nuestros deberes a través del invierno, en la primavera que necesariamente habrá d florecer podremos, al menos, habernos concienciado de que –como usted dice, las decisiones que no tomemos nosotros, otros las tomaran por nosotros.
No voy a entrar a formular acusaciones contra este Gobierno. No voy a hacerlo, al menos en lo que se refiere a la crisis que estamos padeciendo. Como creo haber señalado en alguno de mis escritos (mención que honestamente hay que reconocer no pertenece a mi cosecha), los poderes económicos trascienden a los de los Estados. Sobradamente entiendo que las medidas anticíclicas que en el nuestro se han tenido que tomar han sido imposiciones que no estaban en la mente de nuestros gobernantes. Más allá de las más que cuestionables actuaciones que ha llevado a cabo el gestor de nuestros infortunios, la cuerda tenía que romperse por su punto más débil. Y es por eso por lo que estimo que durante este invierno deberíamos ejercitar nuestros derechos para fortalecerla.
Yo no es que esté a favor de las huelgas. Lo considero un recurso que de no ejercitarse de una manera inteligente se diluye en el tiempo. Es lo que ha ocurrido con esta pantomima patrocinada por unos sindicatos enganchados al pesebre. No sé como terminará la que se está llevando a cabo en Francia. Ahora bien, si en función de la movilidad del Capital tanto el Estado como la mayor parte de sus integrados se encuentran sometidos a las iniquidades que aquél pueda forzarles, la respuesta tiene que ser universal. Y los Estados no van a concitarla. Podríamos decir que el Estado-Nación no ve más allá de sus fronteras. Pero es que ni siquiera podemos decir eso. A los hechos me remito.
Como he dicho con anterioridad yo no estoy a favor de las huelgas. Las asumo como la respuesta paleoencefálica con la que de una manera natural respondemos ante una agresión física. Yo creo más en la utilización del intelecto. Sobre todo cuando considero que los fines que en cualquier economía se deben perseguir tienen que estar fundamentados en la objetividad de una iniciativa privada arraigada en una economía de mercado en la que el trabajo no tenga que estar alienado. Parece una utopía ¿no es cierto? Oscar Wild, que a pesar de sus veleidades tenía los pies en el suelo, solía decir: Un mapa en el que no se encuentre Utopía (y no me estoy refiriendo a la del ínclito Thomas), no merece ser consultado.
de Gregorio

015
tino
18.10.2010 a las 19:12 Enlace Permanente

A mi no me parece tan distinto, tampoco ellos saben a donde van , pero saben a donde no quieren ir. Y que quiere que le diga, me produce simpatía su actitud. Rescato la rebeldía frente a los discursos falsos, tan necesaria en estos tiempos de modorrez cavernícola.

016
alex
19.10.2010 a las 17:29 Enlace Permanente

Enhorabuena por el artículo.
Suscribo hasta las comas.

Ahora, ¡a movernos!

017
Magda
19.10.2010 a las 18:38 Enlace Permanente

Santiago, la verdad que hablo de los jovenes de entre 17 y 30 años, es una franja amplia y creo que en este país hay muchos de esa edad.
Resido en Carabanchel y puedo tener una visión de la situación de los jovenes bastante amplia.De los jovenes de clase obrera la mayoría.
Es cierto que hay un sector concienciado, pero muy poquito, por lo menos en esta zona.
Hay familias en que los dos miembros estan en paro, y si uno de ellos trabaja ingresa muy poco dinero y con muchas horas de esfuerzo.
Por eso me llama la atención la poca conciencia de los jovenes.
No digo que tengan que quemar coches, todo lo contrario creo que deberían organizarse como colectivo para luchar por sus derechos.
Estan perdidos y desamparados por las institucijones.
Todo lo contrario que en Francia.
Aquí quién defiende los toros es porque los ven desde la barrera, y politicamente somos así nos ponemos a abuchear, insultar a distancia, pero a la hora de defender nuestros derechos, encerradicos en casa y poniendo a parir a los sindicatos o lavándose las manos como muchos políticos de este tan arrogante país.

018
Trallero
20.10.2010 a las 11:55 Enlace Permanente

Querido Jordi,

No sé si los franceses saben a dónde van. Se lo tendriamos que preguntar a todos y a cada uno de nuestros vecinos del norte. Y nosotros, ¿lo sabemos?. Lo cierto es que los franceses por lo menos se movilizan. Nosotros no. Vivimos en un “estado de coma” profundo desde hace décadas.

Me parece demencial, entre otras cosas, que gobierno francés liderado por su presidente Nicolas Sarkozy proponga subir de 60 a 62 años la edad mínima de retiro y de 65 a 67 la edad para recibir una pensión estatal plena.

019

20.10.10.

Como usted muy bien dice, actualmente estamos asistiendo a una concienciación de que los problemas que actualmente nos acucian están siendo generados a escala global; mientras seguimos buscando soluciones en el ámbito del Estado-Nación.
No voy a entrar a analizar la situación que se genera en ese Estado-Nación como consecuencia de los posicionamientos partidistas con los que todos lo partidos enfocan dicha problemática. En la escuela acostumbraban a decirme “por sus hechos los conoceréis” Y esto es algo que supongo a los demás también se lo habrán enseñado.

Y lo más descorazonador es ver que a nivel internacional, lo que es preciso solventar se han dejado en mano de un Consejo Económico de Riesgo Sistemático (CERS) formado por más de sesenta miembros (entre los cuales estarán los veintisiete gobernadores de los bancos centrales); unos gestores que a tenor de los intereses nacionales que cada uno de ellos se habrá visto obligados a tener que defender, redundará en la toma de unas decisiones totalmente inoperantes.

Es sistema está infestado por un virus que todos los Gobiernos quieren esterilizar dentro de sus fronteras. Sin tener en cuenta que hoy día las fronteras son totalmente permeables. Es algo parecido, aunque no semejante a aquel actuar que conocemos como “empobrecer al vecino”

La situación por tanto excede a la capacidad de actuación que tienen los políticos. Es algo que empezó a gestarse cuando en 1971, con la reducción en EEUU de 30.000.000 a 10.000.000 millones en la cuantía del oro poseído, (debido al déficit que ocasionó la guerra de Vietnam), Nixon saco al dólar del compromiso monetario alcanzado en Bretton Woods. Cuando se estableció la libre circulación de capitales y la política de control de cambio, originando con ello el inicio de una globalización que con la desaparición de aquella paridad que el dólar había tenido con el oro, los Estados más pujantes, en función de sus riquezas naturales, de su tecnología e incluso de su poder como potencias desestabilizadores, indujeron unos desequilibrios en la capacidad exportadora de los Estados menos desarrollados.

Hoy he estado leyendo la introducción a una obra de Joseph Fontana en cuyo último párrafo se dice lo siguiente:

“Frente a los agoreros revisionistas algo es seguro; el mundo de hoy no puede seguir siendo eternamente el mundo de ahora, ni miles de millones pueden seguir en el hambre y la miseria, antes preferirán morir que resignarse a ello. Y la historia jugará un papel importante, explicará que los cambios son inexorables, si es que la humanidad sobrevive a los desastres ecológicos y a los peligros de guerra que el capitalismo y el imperialismo han creado, sus colosales despilfarros de recursos naturales, su afán de dominio, su enloquecido estilo de vida y sus sociedades de consumo. Y esto supone una propuesta por la globalización para construir una visión unitaria. Hoy en la antigua URSS, donde llegaron con sus recetas neoliberales y de mercado, han ocasionado destrozos increíbles, desgajado naciones, desarticulado federaciones de repúblicas económica y políticamente. Han reducido las perspectivas de vida, en algunas de ellas catorce y quince años, ha multiplicado la mortalidad infantil tres o cuatro veces, han creado problemas sociales o económicos que ni siquiera un Dante resucitado sería capaz de
imaginar. ¿qué nos deja el capitalismo y la globalización neoliberal? Lejos del paraíso protegido: mil millones de analfabetos, cuatro mil millones de pobres, 250 millones de niños esclavizados, 130 millones sin acceso ninguno a la educación, 100 millones de niños en la calle, 11 millones menores de cinco años que mueren cada año por desnutrición, pobreza, y enfermedades curables. Frente a esto la pregunta que ya se realizó Lenin hace años; ¿qué hacer? El mundo esperará el siglo XXI con unos individuos viviendo bajo los puentes de Nueva York envueltos en papeles mientras otros amasan fortunas millonarias.”

Como denuncia hay que reconocer que es impecable. Frente a ello, aquel “que hacer” parece estar más relacionado (al menos para la gran mayoría que continua haciéndose la pregunta) con las disposiciones y preceptos que se elaboraron en nuestra constitución, que con las interpretaciones partidistas con las que la hemos desacreditado.

de Gregorio

020
M Tulio Ciceron
20.10.2010 a las 20:46 Enlace Permanente

He leido por encima tu artículo, lástima porque no dispongo de más tiempo.

Es hora que vayamos pensando en copiar a nuestros vecinos y a la huelga general indefinida.

Un saludo.

021
Enrique
21.10.2010 a las 15:20 Enlace Permanente

Qué ganas tenemos algunos de volver a verte en la primera línea política Jordi. Qué gusto da leerte…

Un saludo

022
kafkiano
23.10.2010 a las 13:49 Enlace Permanente

Ya llevamos varios años experimentando lo que significaba aquella proclamación de Alfonso Guerra ( in illo tempore..) de que iban a dejar a España que no la iba a conocer ni la madre que la parió… Ya lo hemos vivido mucho tiempo. Y aunque Guerra esté feliz por ello, una gran mayoría de españoles estamos ya hartos y desearíamos volver a la situación anterior.. A ver si toma nota cualquier partido que sustituya al actual al frente del Gobierno de la nación y podemos ir intercambiando estas etapas: una tanda de “novismo” y una etapa en la que seamos reconocibles por la madre que parió a España. Ahora, ya toca esta segunda, porque esto no hay quien lo aguante.

023
Don Jordi Amigo
26.10.2010 a las 10:42 Enlace Permanente

Muy estimado D. Jordi,
y este retroceso ¿no tendrá nada que ver con los 40 años de socialdemocracia en España y más de 50 años en Francia?

024
kafkiano
26.10.2010 a las 22:39 Enlace Permanente

En España no para uno de sorprenderse. Me refiero a las personas normales, claro, que somos la mayoría. Por el contrario, el que tiene una pequeña (o no tan pequeña) tribuna aprovecha el tiempo para ver si dice un disparate mayor que el de la tribuna cercana…Unos muestran su incapacidad mediante el pueril sistema de insultar al oponente político. Y otros, como ahora ocurre con los representantes de los empresarios, no tienen vergüenza en manifestar en público su ignorancia y en colaborar a la destrucción de las instituciones (y no olvidemos que el Imperio Romano, mucho más poderoso y grande que nosotros, se despedazó cuando se vinieron abajo sus Instituciones). Digo esto porque en medio de esta crisis económica (que les afecta más a ellos que al resto de los mortales, ya que tienen más que perder y no están acostumbrados a vivir de forma modesta), en vez de poner en marcha sus talentos (si es que los tuvieran) para ver cómo romper y seguir hacia delante, con I+D+i y buscando nuevas respuestas a los nuevos retos, se parapetan en los más débiles y estables de la sociedad y piden que les solucionemos su problema nosotros, la gente “de a pie”. Todo, menos perder ellos un euro de sus lucros (no hablaremos aquí de sus exorbitados márgenes de beneficio, para no encender pasiones) o de su estatus. Así que ahora, como no pueden hacer otra cosa, la emprenden contra los funcionarios (una vez más, dentro de esta crisis. Ya sabemos que es materia recurrente en los momentos de penuria económica, de igual modo que se les ignora en épocas de bonanza, atentos nada más que a llenar sus bolsillos más rápidamente que su vecino..) y se le ha ocurrido lanzar la idea de que deben poder ser despedidos libremente. ¡Y se quedan tan frescos! O sea, que quieren que nuestros servidores públicos tengan que obtener su título académico (universitario o no) y luego destinar tres, cuatro o más años a estar encerrados sin vivir, estudiando, sufriendo exámenes complicados en los que no basta con saber, sino que hay que hacerlo en mayor grado que los demás, con los que se compite… gastando en ello un dinero que debe ser aportado por la familia u obtenerse mediante préstamos a devolver cuando se apruebe, (¿y si no se aprueba?), para conseguir un puesto estable, eso sí, pero deficientemente remunerado en la generalidad de los casos, mediante el cual ha de SERVIR objetivamente a la sociedad (es decir, sin desviaciones partidistas) mediante el cumplimiento de las leyes y demás normas por las que nos regimos, en lugar de optar a un empleo directo, sin preparación, sin exámenes, sin pérdida de tiempo..Pero a este funcionario, cuando a ellos les apetezca lo quieren poner “de patitas en la calle”, según la expresión vulgar, a buscarse la vida en un mercado laboral que ha venido ya desarrollándose y a expensas de obtener un empleo de quienes, por algún motivo, ha podido ser objeto de reproche profesional por parte de esta persona cuando era funcionario (y que quizá fue lo que motivó su despido) Y eso sin contar que esos secretos que conocen por su trabajo y a cuyo silencio les obliga la ley puedan, libres ya de esta prohibición, divulgar alegremente.. Sencillamente demencial. Y además: ¿se va a someter a estos funcionarios a la tutela de Magistratura de Trabajo o tampoco se le va a dar este derecho? ¿Van a percibir indemnización por despido o va a ser como hasta ahora?
Y es que resulta que nuestra “clase empresarial” no está obligada tampoco a sufrir un examen de capacitación, ni se le exige que tenga estudios relacionados con la actividad a desarrollar. Cualquiera puede ser empresario. Y se es empresario para enriquecerse, no para servir a la sociedad. Pero resulta que estos señores ponen en riesgo la economía, ya que una quiebra o una serie de impagos originados por cualquiera de ellos inciden peligrosamente en la economía nacional, ya que genera un efecto de bola de nieve en la cadena de empresas que se relacionan con él directa o indirectamente. El ejercicio de la actividad empresarial entraña más riesgos sociales que el conducir un vehículo, un yate o ser funcionario y sin embargo no se les exige un examen de cualificación. Y encima se dan el lujo de criticar a sus servidores. ¿Se ha parado a pensar el propietario de Mango lo que ocurriría si en España hubiese una policía política? ¿O si sería aceptable que cuando un Técnico de Hacienda o un Inspector estuviesen inspeccionando a una determinada empresa pudiesen ser despedidos libremente? ¿Ha pensado, incluso, que un policía o un guardia civil, para defender sus derechos y los de todos, por un mísero sueldo, arriesga su vida al enfrentarse a delincuentes, a los que mueve el obtener unos “beneficios” muy superiores y que no tienen, al enfrentarse a ellos, el freno moral y jurídico que impide a los policías ejercer contra esos delincuentes la ferocidad a la que estos nos tienen acostumbrados, por desgracia, en estos tiempos? Es una lucha desigual y se hace porque a los policías les mueve algo más que el egoísmo de enriquecerse.
Hablamos de los políticos, a los que denostamos, pero es que, además de ellos, tenemos unos personajillos con “talento” que los hacen buenos. Lástima de los ciudadanos corrientes, que somos la mayoría. Y ya termino, pidiendo disculpas por la extensión de mi texto.

025
kafkiano
28.10.2010 a las 22:23 Enlace Permanente

Magnífico este vídeo de un catedrático de Económicas. Sencillo y claro, necesario para comprender lo que está pasando. Debería ser visto por todos.
/www.youtube.com/watch?v=mk6vgZGdar8

026
aqulino
29.10.2010 a las 22:20 Enlace Permanente

De acuerdo con lo que dice Kafkiano excepto con lo último, que comparados con los otros personajes los hacen buenos. Es posible que kafkiano s´solo conozca la imagen pública de los políticos. Por nuestro puesto de trabajo algunos conocemos una imagen más real y cercana. De verdad, salvo honrosas excepciones dan asco. La mayor parte de los que he conocido y en algunos casos sufrido de uno y otro modo son personajes prepotentes, maleducados, en muchos casos con poca formación cuyo principal mérito es ser muy hábiles para escalar posiciones en esas cuasimafiosas organizaciones que son los partidos políticos. Lo primero son ellos, lo segundo sus amigos, lo tercero su partido y en último lugar los intereses generales de los ciudadanos. Muchos de lo peor de todos los partidos han llegado a posiciones de gran poder en el gobierno y en la oposición de todas las instituciones, incluido el gobierno de la nación, de los del PSOE y de los del PP.
En cuanto a los funcionarios en la mayor parte de los casos manifiestan en privado su desprecio, aunque no suelen hacerlo en público porque les resta votos. Por cierto, a pesar del recorte salarial los gastos de personal están creciendo en algunas Comunidades Autónomas y Ayuntamientos. ¿Sabéis por qué? Están colocando a sus amigos.

027
rosa
01.11.2010 a las 11:57 Enlace Permanente

Sigo con interés, además de otros, su blog. Déjeme que le diga algo. Me encanta la descripción que hace acerca de su persona “algo personal”
Un saludo
rosa
http://blogs.clarin.com/pasalavida

028
kafkiano
05.11.2010 a las 18:18 Enlace Permanente

Aquilino, estoy totalmente de acuerdo con lo que dices. Si usé la comparación no es por considerar “buenos” a los políticos, sino por comparar a estos otros personajillos con ellos. Es decir, “Guattemala” con “Guatepeor”. Efectivamente, no conozco de cerca (afortunadamente) a los que operan en el ámbito nacional y ni siquiera a los de las autonomías, pero sí conocemos la trayectoria de algunos del ámbito local o provincial… coinciden en todo con el perfil que dibujas, y además, sabemos cómo fue su trayectoria de estudiante y cómo la profesional.. enfín, para vomitar.

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG

Logotipo de Blogestudio