Gracias a la banca, que nos ha dado tanto. Publicado en Mercados en El Mundo

Escrito a las 10:51 am

En pleno debate sobre los multimillonarios sueldos que cobran los directivos de la banca, un halo de oscurantismo permanece sobre la realidad de las cajas de ahorros. Aunque haya quien los considere escandalosos, al menos la opinión pública puede conocer con todo detalle lo que ganan los máximos ejecutivos de todos los grandes bancos del país. Pero, ¿alguien sabe cuánto gana el presidente de una caja?

Desde el episodio de la madrastra de Adolfo Suárez, no recuerdo una situación parecida, que en nada nos favorece. Y aunque todas las partes tengan razones a su favor, con esta confrontación, todas la pierden.

Por dejar clara mi posición desde el principio: el Gobierno no es un club de debates, ni puede permitirse el lujo de hacer esgrima verbal con la banca cuando dispone del BOE, ni puede amenazar con que se le acaba la paciencia ante situaciones que, en buena medida, ha contribuido a crear cuando éramos el asombro de propios y la envidia de extraños. De otra parte, los portavoces de las entidades financieras tienen que reconducir el tono innecesariamente altanero y agresivo de sus declaraciones recientes, para convencernos de que también ellos están haciendo lo posible para que salgamos todos de la crisis y no sólo ellos de la suya. Especialmente las cajas de ahorros, que deben esforzarse más en demostrar que son otra cosa distinta de los bancos precisamente buscando complicidades sociales en situaciones como ésta.

No tengo ningún interés en cargar las tintas contra la banca.Esa fiebre se me pasó con la juventud. Me parecieron acertados los paquetes de ayuda a nuestro sistema financiero, de manera especial la elevación de la cobertura pública a los depósitos que puso fin a incipientes movimientos de retirada masiva de los mismos en algunas entidades. Pero ya avisé aquí de los problemas que podría generar la insensibilidad de quienes parecen vivir encerrados en torres de marfil y, todavía, pretenden actuar como si la crisis de las subprime y las nacionalizaciones de bancos por insolventes, no por ideología, no hubieran tenido lugar en varios países de la OCDE. Siento que nos toman por tontos cuando algunos portavoces de la banca se justifican diciendo que cuando el crédito crece lo mismo que el PIB nominal, no se puede hablar de restricción de crédito, sino de algo normal. Entonces, en estos años cuando el crédito crecía cuatro más que el valor nominal de nuestra economía, ¿qué era eso? ¿cómo toleró la banca esa situación de anormalidad continuada? ¿quién les forzaba entonces a dar tanto crédito?

Defender que en España, a diferencia del resto del mundo, ha sido el sector real quien ha puesto en riesgo al sistema financiero y no al revés es, por decirlo suave, contar la mitad de la verdad.Sobre todo, porque lo dicen los mismos que, con sus créditos sin límite y valoraciones exageradas, han cebado, en compañía de otros, la bomba de nuestra burbuja inmobiliaria hasta alcanzar los niveles disparatados que alcanzó, y ahora impiden su ajuste a la baja en precios para no incrementar la toxicidad de una parte importante de sus activos, los inmobiliarios. Sin la colaboración activa y complaciente de nuestro sistema financiero (y de otros poderes) ¿podríamos habernos endeudado como lo hemos hecho? ¿hubiera alcanzado la burbuja inmobiliaria la altura que cogió?

Yo no sé si la economía es un estado de ánimo, pero el sistema financiero es una cuestión de confianza. Confianza en que el dinero que depositas estará ahí cuando lo necesites, confianza en que las inversiones que te aconsejan no sean ruinosas y confianza en que si les presentas una operación sensata y viable, tendrás el crédito necesario para hacerla posible. Esa confianza no es ciega. De hecho, se refuerza mediante la supervisión, inspección y sanción que realiza sobre el sector financiero una entidad independiente como el Banco de España. Y esa confianza se pone en cuestión cuando los encargados de gestionarla cometen errores excesivos, abusos cuantiosos y faltan a sus responsabilidades con el conjunto de la sociedad y no sólo con sus accionistas.

Usted y yo no podemos montar un banco como podemos abrir una librería. Hace falta un conjunto de requisitos y autorizaciones especiales porque se entiende que la actividad financiera es un servicio público, diferente. Todo ello ha forjado, a lo largo de los siglos, un perfil de banquero austero, discreto, poco dado a las aventuras empresariales y al protagonismo personal, con gran poder sobre la economía real y cierta capacidad de influencia sobre los gobiernos. Un banquero al que le parecería obsceno escuchar lo que hemos escuchado esta semana por parte de algunos portavoces de la banca española y que evitaría sacar pecho publicitando grandes beneficios en medio de una de las mayores crisis económicas de los últimos cincuenta años, que está dejando sin trabajo a muchos de sus clientes, depositantes y empleados. La reputación de un banco no puede cotizar sólo en la bolsa. Sobre todo hoy, cuando en la retina de la gente siguen presentes las imágenes de Madoff, del anterior presidente de Lehman o la comparecencia ante la Comisión del Senado americano de esos banqueros avariciosos, con nuevos aviones privados y grandes indemnizaciones, mientras el Gobierno inyectaba solvencia a las entidades que habían arruinado con su desastrosa gestión.

En situaciones excepcionales como ésta, todos debemos unir fuerzas para buscar soluciones y no culpables. El Gobierno debería precipitar una catarsis colectiva que diera pie a una gran convocatoria nacional, a la que no puede faltar la banca, para consensuar medidas que ayuden a salir del pozo. Porque mientras discutimos sobre galgos y podencos, el contador del paro sigue aumentando.Y esa es la mayor preocupación del presidente, como nos dijo y como sin duda veremos esta semana en su comparecencia parlamentaria donde todos esperamos cordura, liderazgo y confianza en base a una salida concertada de la situación.

4 comentarios

001
enric doménech
09.02.2009 a las 12:03 Enlace Permanente

La pregunta que le planteo (a la banca) es la siguiente: si cuando los tipos de interés crediticio estaban alrededor del 18 %, se consideraba buena una inversión que tuviera como meta el escenario del 15 % de rentabilidad; entonces, se supone que si hoy los tipos de interés están alrededor del 5 %, ellos ¿considerarán viable y rentable las inversiones dirigidas a obtener un beneficio del 3% o 4 %?.

Y si esta simple regla de tres, cualquier ciudadano la puede entender, ¿La entiende la banca a la hora de ofrecer créditos a la actividad?

Más claro, agua.

p.d.: Esfuerzo vs. Usura; Empeño vs. Pelotazo; Compromiso vs. Autismo financiero.

Saludos comprometidos, desde Xàbia.

enric doménech

002
bitdrain
09.02.2009 a las 12:38 Enlace Permanente

Tiene usted bastante razon y ha mostrado unas ideas muy claras, concisas y ajustadas a la realidad. El problema, en mi opinion, es que el Estado ha permitido que esto pasara, que se produjeran estos excesos. No es una cuestion de avaricia, quizas si lo sea de inmoralidad y de dejadez de atencion publica.

Un saludo.

003
Magda
10.02.2009 a las 21:37 Enlace Permanente

El soufflé bancario ha entrado en crisis existencial, de repente la banca piensa y encuentra que cuando el 90% de la población pide a gritos s.o.s, ellos con una soberbia inaudita deciden no dar lismosnas porque ellos no son una “o.n.g”, ellos son financieros, comerciantes,recaudadores de dineros y vienes…¡¡¡qué cosa si no!!!! ¡¡¡qué vulgaridad entrar en el juego de la solidaridad, del patriotismo, de los compatriotas!!!.
La banca no tiene corazón,ni patria y eso ya lo hemos comprobado,con lo cual con las mismas debemos los ciudadanos actuar, no tener ni mijita de consideración con aquel que no siente compasión, y ni por un minuto siente el hambre apretándole en el estomago.¿Cómo alguien así va ha sentir empatía?, me causa mucha gracia la labor social que dicen que hacen los banc0s y cajas…menos propaganda y más país.
Así lo dice Obama, los bancos son los culpables de esta situación, y alguien más creo yo…pero esos ahora esta moviendose para salir de esta .
Los bancos deben de devolver el dinero prestado.
¿Por qué se actúa con tantos miramientos con la bancastrona?.
un saludo
magda

004
jordi mab
12.02.2009 a las 00:20 Enlace Permanente

el comentario del Sr. Sevilla, correcto y mesurado.
Porque los políticos no salen a la palestra y explican que es lo que ha sucedido realmente ??, cual ha sido el origen de esta situación ?? que sucede en España ??, porque no les pueden exigir de verdad a las entidades financieras nada ??, porque no se miran primero sus adentros y la puntualidad en sus pagos ??, y para no hacerlo más largo me paro aqui y contesto yo mismo.
Lo que ha sucedido es que unas prácticas financieras irregulares y sin contenido generadas por la Banca de Inversión en EEUU, y que apoyadas por unas calificaciones de riesgo máximas por parte de las empresas de rating (americanas por cierto) consiguieron repartir por todo el mundo su papel. Este papel en un momento determinado se destapa sin contenido y a partir de aqui los mercados se hunden, primero en américa y paulatinamente en el resto del mundo sin saber a fecha de hoy la cifra exacta afectada pero en cualquier caso ni mucho menos del volumen de las cifras que los Gobiernos de los paises de medio mundo estan poniendo.
Porque en España con un Gobierno que realmente no ha tenido que poner dinero en la Banca para “salvarla”, sino que ha abierto una ventanilla para que tomen dinero a préstamo (eso hay que explicarlo porque la gente no lo sabe) y por tanto lo tienen que devolver, y que se encuentran con una competencia internacional de entidades con aportaciones dinerarias directas de cifras espeluznantes que compiten en las “mismas condiciones”, les exigen que den dinero a espuertas porque sino la culpa es, ha sido y seguirá siendo solo de la Banca.
Porque nadie habla en el mismo tono de las Cajas, sin objetivos de rendimiento de cuentas a accionistas, donde estan sus obras sociales, en muestras de pintura, publicaciones de libros, patrocinio de deportes,…
Finalmente, porque no hacen un esfuerzo para facilitar a las Corporaciones Locales que mejoren su puntualidad de pago y eviten que muchas empresas, generalmente pequeñas sufran enormes problemas o incluso hayan de cerrar, o es que la culpa siempre la podremos echar a la Banca.

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG

Logotipo de Blogestudio