Zapatero: Retazos de una memoria personal.

Escrito a las 10:19 am

Me resulta extraño hablar “en pasado” de alguien que seguirá siendo Presidente del Gobierno un año y Secretario General del PSOE unos meses más. Pero su anuncio de ayer, empleando las mismas palabras que Felipe Gonzalez en el 34 Congreso: “no me volveré a presentar como candidato” nos ha arrastrado a todos por la senda del balance de una persona importante para España y, desde luego, crucial en mi vida. Respeto su decisión, pero no la comparto como expliqué en mi anterior entrada. Pero hoy no quiero hablar de esto, tiempo habrá, sino de mis recuerdos cuando Zapatero, era Jose Luis.

A lo largo de los años hay momentos de encrucijada donde la vida te pudo llevar por caminos muy diferentes. Si, por ejemplo, me hubieran dado el trabajo que solicité en 1996 en un Servicios de Estudios, no hubiera sido diputado, ni hubiera estado con Nueva Vïa y no hubiera sido Ministro, como  lo fuí. Me hubieran pasado otras cosas, distintas, pero no estas. Y, a lo mejor, hubiera sido Ministro, pero con otro bagaje y otra trayectoria. Si, al final, seguiste el camino que seguiste, se debe a muchos factores, suerte (o mala suerte), empeño, casualidad etc y, también, a la influencia de otras personas.

Conocí a un joven diputado por León, llamado Jose Luis Rodriguez Zapatero, en 1991, cuando yo era Director del Gabinete del Ministro de Agricultura (Pedro Solbes) encargado de las relaciones políticas con los sindicatos agrarios y él era Secretario General provincial del PSOE en León, con un serio problema con un sindicato agrario local. Recuerdo que tras más de una hora, concluida la conversación no se si a satisfacción suya, pasé al despacho del Ministro y le dije: “Acabo de conocer a un joven, con mucho futuro en el PSOE”. Os pongo en contexto, ya entonces Felipe había amagado con retirarse y la necesidad de una renovación generacional en el PSOE era sentida por muchos entre ellos, Solbes y yo.

Mi siguiente recuerdo sería unos seis años más tarde cuando siendo yo asesor del Presidente del Grupo Parlamentario Socialista (Almunia) vino a verme el portavoz de administraciones públicas, Jose Luis. Su despacho estaba en mi misma planta y coincidíamos a veces en los pasillos y ascensores. Quería conocer mi opinión sobre una sentencia que cuestionaba la congelación de los salarios públicos decidida por el Gobierno del PP en sus primeros presupuestos, en contra de un acuerdo colectivo firmado por el último gobierno socialista. Como anterior Director del Ministro de Economía y Hacienda (de nuevo, Pedro Solbes), yo había vivido el asunto muy de cerca. Mi opinión, recuerdo, no coincidió con la suya. Trabajamos juntos el asunto por instrucciones de Almunia durante unos días, al finalizar los cuales saqué tres conclusiones: que Jose Luis seguía teniendo futuro (no había tocado techo, como se nota en otros), que no era fácil convencerlo cuando ya tenía tomada una decisión y que era tímido, porque no fué hasta casi el final cuando habló elogiosamente y puesto en boca de “su primo” de un artículo sobre la reforma del estado del bienestar que yo acababa de publicar.

La creación del grupo Nueva Vía, la ilusión del cambio y las primeras rivalidades a la vera del líder, ya han sido contadas varias veces (la versión de Gonzalo Alba sigue siendo la que más se acerca a lo que yo recuerdo) por lo que pasaré a otros dos momentos en los que mi relación con Zapatero (ya era ZP para entonces) me dejó huella. La primera, en enero de 2004. Tras apartarme de la primera línea en la responsabilidad del programa electoral económico, a pesar de conservar la portavocía en el Congreso y la  Secretaría del área en la ejecutiva del Partido, muchos dieron por “acabada” mi corta “carrera política en primera línea”. Yo, entre ellos. Sin embargo, me empeñé en mantener las formas hasta el final y cuando los responsables del Club Siglo XXI me invitaron a pronunicar una conferencia, le pedí que fuera él, Secretario General del PSOE y líder de la oposición, quien me presentara. A dos meses de las elecciones generales de marzo, casi todo su entorno (no, no daré nombres aqui) se opuso a dicha solicitud. ¿Que ganaba él, presentando a un “zombi político” como yo, en (casi) plena campaña electoral? Y, sin embargo aceptó, me presentó y fué muy generoso en su intervención. De ahí aprendí, de nuevo, que no es fácil que se le imponga lo que debe hacer en asuntos en los que tiene la opinión muy formada, ni incluso su entorno más influyente y dos, que, al menos entonces y conmigo, quiso lanzar un mensaje de apoyo personal, más allá de las circunstancias políticas coyunturales.

El último retazo de memoria personal que quiero traer hoy aquí se refiere al lunes siguiente a la victoria electoral de marzo de 2004. Quiso verme en su despacho en la calle Ferraz (una plante por encima del mío) y me comunicó que contaba conmigo para formar parte de su primer Gobierno. Pudo no hacerlo. En aquel momento, todas las presiones que recaían sobre él, como nuevo presidente del Gobierno in péctore, eran terribles y en casi ninguna estaba mi nombre para formar parte del mismo. Ni a mí me hubiera extrañado, visto lo visto en los meses anteriores, estar ausente de su lista de ministros. Me hubiera fastidiado (yo sí quería ser ministro), pero no sorprendido. Pero él quiso que lo fuera y me nombró. En esa encrucijada, esa decisión suya libérrima, me permitió el honor de servir a mi país y a mis ideas desde el Gobierno de España, e influyó decisivamente sobre el resto de mi vida en que siempre seré, exministro de Zapatero. Ahí me creí su discurso sobre la importancia de las lealtades personales, aunque su manera de entender éstas, no sean compartidas por todos, con el mismo sentido.

Podría hablar de cuando me autorizó a que cogiera el primer “permiso de paternidad” como diputado, cuando todavía no existían o las horas de viajes en coche a actos y reuniones del partido en Valencia o nuestra admiración común por los estoicos y, en concreto, Marco Aurelio, o su prólogo a mi libro “De nuevo socialismo” que fué un intento, frustado desde dentro, de articular un discurso socialista español moderno propio etc. Pero de todo eso, o del Estatut de Catalunya, la crisis económica o la reforma de la administración, hablaré en otros retazos de mis memorias.

Hoy y aquí, toca el recuerdo agradecido y más allá de las discrepancias que nunca he ocultado, a la persona que nos dijo en la Ejecutiva del PSOE, con claridad, en 2004 que ocho años de Presidente del Gobierno era una “sana” costumbre democrática y que ha cumplido. Espero que este año que le queda, liberado de la responsabilidad electoral, haga lo que tiene que hacer para que los españoles superemos, con bien, esta crisis. Y, en lo personal, suerte y le transmito el deseo de quedar a tomar unas cañas, cuando deje el Gobierno,sin esperar nada a cambio, más que el placer de una buena conversación. Y, quien sabe, todavía somos jóvenes (menos que unos, pero más que otros). A lo mejor, se nos ocurren fórmulas para ayudar a transformar, desde la sociedad civil, este mundo en que vivimos.

21 comentarios

001
maria josep
03.04.2011 a las 10:39 Enlace Permanente

SIempre he creido que la entrada de Zapatero ha sido una brisa de aire fresco, ha tenido una sensiblidad por los temas sociales, con él España ha dado un paso importante.
Su discurso de investidura, en la primera legislatura fue emocionante.
Todos sabemos pedir más y más, pero cuesta un poco hacer un análisis de lo que nosotros en particular podemos hacer.
En toda persona hay luces y sombras, pero un poco de generosidad, con Zapatero es lo que desde aqui quiero tener.Gracias porque me he sentido orgullosa y me siento y sentire ,GRACIAS.

002
Ruben
03.04.2011 a las 11:33 Enlace Permanente

Disonancia cognitiva se llama a su sentimiento.

Ciertamente no dudo de las mejores intenciones del Sr Zapatero, lo ha demostrado, pero de la misma manera su ingenuidad para gobernar que nos ha llevado a esta situación. Ciertamente no toda la culpa de la crisis es de él, pero sí lo es de no haber hecho lo suficiente para minimizarlas, de tal manera que al PP no le hace falta hacer campaña, le ha dejado el campo llano para hacerlo, hasta el punto que el mejor candidato para que llegue el PP a la Moncloa a sido él.

Y lo que es peor y ya lo etamos padeciendo en Cataluña, ahora la derecha ya puede hacer políticas de más derechas.

003
andres
03.04.2011 a las 11:50 Enlace Permanente

¡Como siempre articulo escrito desde los sentimientos personales mas sanos y honesto de un expolitico en funciones¡

Sr Sevilla en su articulo ha dejado,claro,clarisimo que el Sr Zapatero una vez que tiene formado su opinion actua de acuerdo con la misma.

¡Que duro debio de resultarle a la Sra Merkel el decirle a Zapatero,Joseluis NOSOTROS los alemanes somos los que hemos creado “la economia social de mercado” y POR TANTO hazme caso y ACTUA como te he indicado¡

¡Cuantas noches de repensarse ¿con este cambio traiciono mis antiguas convincciones o realmente pongo en marcha algo diferente en esta España cañi y muchas,muchisimas veces OLE?

….e hizo lo que tenia que hacer,le “machaco” el programa economico de Rajoy y “encima” los hizo con mucho,muchisimo tiento SOCIAL.

Sr Sevilla lo que Usted ha dejado claro en “la politica española” que de zombie nada de nada,su honestidad personal ha salido LIBERADA de un pais donde el CIS señala como lacras del momento actual:

El paro(terrible y horroroso) LOS POLITICOS Y SUS CORRUPCIONES,en las cuales y a pesar de su protagonismo actual,el Sr Bono ha sabido “pringarse y bien”

Saludos Cordiales

004
Alfredo Gómez
03.04.2011 a las 12:15 Enlace Permanente

Aunque ideológicamente de izquierdas sin ningún partido que me represente (los partidos hoy en día son corporaciones donde existe gente que nunca ha trabajado sino para el Partido, S.A. y los políticos están tan lejos de los ciudadanos como la galaxia de Andrómeda de Galapagar), ayer nos bebimos una botella de champán a la salud de la decisión de Zapatero. Ahora sólo falta que Rajoy haga lo mismo y aparezcan nuevos partidos hechos con ciudadanos y con sueldos mileuristas que no utilicen la política para satisfacer a sus clientes-corporaciones ni labrarse una carrera en el sector privado posteriormente, cuando no trincando algo en el camino.

005
Nombre
03.04.2011 a las 12:28 Enlace Permanente

Los grandes estadistas saben dar la talla en los momentos difíciles. Zapatero no no ha sabido hacer, no ha estado a la altura. Tras una primera legislatura que nos trajo aire fresco vino la realidad de la segunda y ahí el personaje, ZP, se hundió y acabó haciendo todo aquello que dijo que no haría. Y acabó robándole la política económica al PP. Antes debería haber comunicado su renuncia para dejar tiempo a que el partido presentara un nuevo candidato. Nunca tuve una decepción mayor que con ZP: Lamento decirlo, pero es así. Como socialista y como militante.

006
Luís Pizarro
03.04.2011 a las 12:44 Enlace Permanente

Estimado Sr. Jordi Sevilla.

Estoy convencido que si la política y los políticos siguieran su forma de actuar y pensar, España iría por mejor camino. No me refiero a tendencias extremas que inclinan la forma de gobernar hacía “una parte” de población española ó “la otra”, sino a la transparencia y honestidad que reflejan sus opiniones.

Saludos.

007
Jorge
03.04.2011 a las 18:32 Enlace Permanente

Ojalá todos los políticos tuviesen ese punto de ingenuidad!. Zp ha sido un político de izquierdas, sobretodo donde importa y donde mas se puede, en lo social. Y en lo económico, enfrentado a una dura crisis mundial, intento ser fiel a sus ideales, q le llevaron a tardar demasiado en tomar ciertas medidas. En mi opinión, lo mas criticable de zp es precisamente su ingenuo idealismo. Personalmente, es lo que me gustaría ver en muchos políticos. Mi agradecimiento desde aquí a un político que puso a España a la vanguardia de la izquierda social.

008
ANTONIO
03.04.2011 a las 21:37 Enlace Permanente

Yo no soy afiliado al partido. Le he votado en las dos ocasiones que se ha presentado y no me ha decepcionado. ?Que no cumplido con algunas de sus promesas¿ Ha habido que adaptarse a las circunstancias y cuando se gobierna hay que gobernar a los que te votan y a los que no te votan. Y responsabilizarlo de la crisis económica y de todos los males del país me parece injusto y simple; en muchos casos una forma de eludir las propias responsabilidades.

009
Juan
04.04.2011 a las 00:17 Enlace Permanente

Como persona será muy buen tipo, pero se ha equivocado dramáticamente. Jamás le perdonaré su política de hipotecas y bancos. Eso que un trabajador normal de bajos ingresos pierda el piso al banco y encima tenga que pagar la hipoteca al mismo banco, casi de por vida. Eso es socialismo? bueno, será socialismo PIJO.

Ya puestos, que sean los banqueros los que tomen la presidencia, porque el poder ya lo tienen. He votado toda mi vida a socialistas, pero colmaron el vaso y no volveré a votar, NO HAY A QUIEN VOTAR hoy día si lo que quiero es IGUALDAD, JUSTICIA, TRANSPARENCIA y honestidad sin corrupción, a quien se puede votar?????.

010
Ruben
04.04.2011 a las 15:35 Enlace Permanente

Nada, nada ahí os quedais que yo me largo. Cobarrrrrrrrrddeeeeeeeeee Pecadorrrrrrrrrr.

Es broma, yo comparto el criterio del Sr Sevilla, ¿para que quemar a otro candidato, porque el que salga lo va a tener muy crudo, independientemente de que sí ciertamente de manera estratega beneficia a las municipales, pero por otro lado es de una gran irresponsabilidad, al menos al hacerlo ahora, con la que esta cayendo, en vez de ocuparse en solucionar los problemas, el partido va a estar más pendiente del nuevo candidato que en solucionar los problemas de los ciudadanos.

Entiendo su postura, pero la encuentro irresponsable, prevalece el partido a la nación, entre otras cosas como comente en mi pueblo la candidata socialista ha quitado en los posters las siglas del PSC y pide soporte para la candidata. Ciertamente con su renúncia el Sr Zapatero a facilitado la campaña Municipal, pero al precio de abandonar la nación.

011
Ricardo
04.04.2011 a las 23:59 Enlace Permanente

La verdad es que da gusto tener compañeros de partido con tus características. Yo también podría hablar de José Luis en su etapa de Diputado y Portavoz en la Comisión de Administraciones Públicas, pero como no tengo nada de “público” sólo lo cuento a los amigos y amigas en la intimidad. Yo tampoco estoy de acuerdo con haber anunciado que no se presentará, pero creo que ha hecho lo que entendía que debía. También creo que las presiones han sido excesivas y sin tener ni idea de las consecuencias que traerían.
Una persona que te ha acompañado en tu etapa ministerial podría también contar muchas anécdotas de José Luis, pero ahora no creo que se lo permita su “nuevo” trabajo. Lo dicho, me alegro de que estés apuntado con los míos y piensa que eres un joven viejo, de los que ahora necesitamos para salir de este barrizal en el que estamos. Un abrazo.

012
esther
06.04.2011 a las 18:13 Enlace Permanente

Jordi, es de bien nacido ser agradecido, y recordar veinte años de andadura no es fácil, pero si el mejor homenaje que se le puede dar a una persona que de una u otra forma ha contribuido tanto en tu destino y planteamiento de vida como a sido tu caso.
Ahí se demuestra la calidad humana, cuando se habla de alguén que no están en su mejor momento, porque hacerlo cuando están en alza es realmente fácil, pero no tiene tanto mérito.
Sigue siendo como eres… buena persona.
Un abrazo

013
juan ignacio
06.04.2011 a las 18:16 Enlace Permanente

sinceramente me gustaria ver hasta donde somos capaces de llegar por el camino de la nostalgia. Personalmente me niego a considerar mis derechos politicos como ciudadano como parte de una memoria de una elite, por cierto elegida con la memoria colectiva de los votantes. en la que los demas somos solo un fondo poco menos que difuso. Esta bien para un comentario discreto no tanto creo yo para construir politica. Un saludo.

014
Cortar/Pegar
07.04.2011 a las 11:02 Enlace Permanente

Las preguntas que Pedro J. no hizo a Aznar:

–¿Conoce al señor Correa? ¿Sabía que las facturas de Gadafi en el Villamagna las pagaba su avispado yerno?

Al menos, Aznar compensó en esta ocasión (1,8% de “share”) los grandes servicios que Pedro J. Ramírez prestó en la década de los 90 para que José María sustituyera a Felipe González, y que el propio director de “El Mundo” recordó un día a César Alierta en plena guerra por el control de la multimedia de Telefónica.

Noticias relacionadas.–Aznar, entregado a Pedro J.: “Pienso [de Rubalcaba] similar a su periódico.” (PSdeG y BNG piden al PP que desautorice las palabras peyorativas de Aznar.)

Pues bien, yo también enchufé Veo7. Por una vez rompí mi promesa de no conectar jamás ese canal –como otros muchos– mientras ahí tuviera el cazo puesto el talibán aznarista –en cuanto al precio– Ernesto Sáenz de Buruaga&Cía. Y todo ello para comprobar “in situ” que Ramírez planteaba al exmandatario cuestiones de actualidad y no asuntos (Irak, 11-M) que hieden y que a nadie interesan ya.

De tigre triste a sumiso gatito.

Fue realmente fustrante. Con la habilidad que le caracteriza, el logroñés afeitó a un sumiso gatito apellidado Aznar López, otrora terrible tigre triste, al terreno que interesaba al preboste de Unedisa, pero no al tajo que interesa a una mayoría de españoles y mucho más a los votantes del centro/derecha.

Gürtel, Gadafi, Matas, Correa…

¿De qué demonios estamos tratando Pedro J.? Aznar es historia, negra en algunos casos. Es verdad que él llevó al PP al Olimpo, pero también lo condujo al Averno. Lo demás, mi querido colega de la Universidad de Navarra, es historia triste, dejando de por medio amiguetes forrados y multimillonarios al socaire de sus ocho años de poder, incluido Miguel Ángel Rodríguez, ese bachiller que hacía listas negras de periodistas y decretó la proscripción de docenas de profesionales honrados y solventes.

La actualidad de Aznar&family, es más, de Fazmatella, S. L., se llama GÜRTEL, GADAFI, MATAS y CORREA. ¡Tú lo sabes mejor que nadie!

Interrogantes.–Yo esperaba, Pedro J., preguntas de este tenor:

–Sr. Aznar, ¿conoce usted al señor Correa? ¿Le pidió favores expresos para Antonio Cámara? ¿Se lo presentó en sus tiempos de Génova, 13, su hermana Elvira?

–Sr. Aznar, ¿conocía usted la relación personal/empresarial entre los jefes de la Gürtel y su yerno Alejandro Agag? ¿Habló usted con Agag de Correa&Cía., a propósito del despido de su secretario particular por parte de Don Vito?

–¿Podría decirme usted si conocía los trasiegos económicos de Jaume Matas cuando le sentó a la mesa de su Consejo de Ministros? ¿Quién le convenció para que le nombrara ministro de Medio Ambiente?

–¿Podría indicarnos, señor Aznar, si fue usted el que decretó que el Consejo de Telefónica nombrara presidente a su amiguete Juan Villalonga, un descarado sinvergüenza (sin vergüenza) que se lo llevó crudo con el único mérito de ser su compañero de pupitre?

–¿Podría decirnos, señor Aznar, qué opina usted de un tal Miguel Blesa, 16 años al frente de Cajamadrid y cuya gestión tendría que ser encausada hoy en los Tribunales de Justicia? ¿Acaso podría decirnos cuánto dinero salió de las arcas de la entidad madrileña con destino a FAES y hoy con más agujeros que un queso de gruyere? ¿Quién le nombró y quién le apoyó cuando Aguirre quiso tirarlo por la ventana?

–¿Podría decirnos, señor Aznar, si en sus conversaciones con el dictador Gadafi habló usted con él acerca de los negocios de su yerno Alejandro Agag con el hijo del asesino libio? ¿Sabía usted acaso que las visitas a España de ese vástago del sátrapa y sus correspondientes facturas en el hotel Villamagna eran abonados por su miope y a la vez avispado yerno?

–¿Por qué, señor Aznar, al fin y a la postre, usted empezó su carrera política siendo protegido económico de Michel Méndez Pozo, primer condenado en España por corrupción urbanística; siempre tuvo lazos con gentes emponzoñadas, encausadas judicialmente o no, hasta la cachas, como los citados; sin obviar que eligieron en su familia a Álvaro Pérez “El Bigotes” para ser el edecán de su santa y bella esposa?

–Por qué si usted cooptó personalmente a Mariano Rajoy, en un acto de dictadorzuelo político, ¿lleva siete años poniendo chinitas en su camino y conspirando bien directa o indirectamente contra su liderazgo?

–¿Podría decirnos, señor Aznar, quién paga FAES? ¿Recibe dinero de algún grupo o grupos que luego exigen contrapartidas, aunque estén afincados en Cataluña?

El audaz y bien informado Pedro J.–Estoy seguro que si Pedro J. hubiera formulado estas y otras cuestiones al leviatán del bigote y no cuestiones más trasnochadas y manidas que la entrepierna de Lauren Bacall, el “share” hubiera superado a cualquier competencia TDT.

La pregunta resulta obvia: Si el audaz, informado y brillante director de “El Mundo” (recordar que fue Ramírez el que adelantó en quince días la renuncia del presidente Rodríguez Zapatero) lo sabe, entonces ¿por qué no lo hizo?

Estamos, una vez más, ante el secreto de la esfinge.

Graciano Palomo es periodista y escritor.

015
Javier Rodriguez Gonzalez
07.04.2011 a las 18:35 Enlace Permanente

Jordi yo me pregunto por ke siempre en la politica y en los gobiernos los mismos se pasan de un puesto a otro sera ke estos señores saben de todo y mas pienso yo ke de nada.
Me gustria saber si tu piensas igual por ke tengo 53 años y es una cosa ke nunca la he visto bien pero bueno debe de ser ley de vida nos repartimos los puestos y ello ke nos voten
POR KE NO TE PRESENTAS A LAS PRIMARIAS

016
Javier Rodriguez Gonzalez
07.04.2011 a las 18:39 Enlace Permanente

ZP era un desconocido para todos gano las primarias muy ajustado pero daros cuenta como ha tomado el control total del partido

017
A. Francisco
08.04.2011 a las 15:12 Enlace Permanente

Personalmente, fío más en las personas de talante social y liberal como Rodríguez Zapatero que en los cantos de gaviota de los señores y doñas populares/populistas. Estos individuos –mitad pájaros acuáticos, mitad aves carroñeras– son de cuidado y no les importaría aliarse hasta con Satán si con ello consiguieran lo que democráticamente perdieron en las dos últimas elecciones generales.

018
Antonia Palomo
09.04.2011 a las 16:08 Enlace Permanente

Es un placer haberte leído. Los recuerdos son muy importantes, como las canas, nos sitúan. Espero que José Luis , y no el Presidente del Gobierno lea este artículo. Y compruebe que somos muchos los que creímos y nos dejamos, la piel, que aonque con diferentes puntos de vista, en algunas ocasiones , fuimos impecablemente leales.
Me uno a ti, al recuerdo agradecido que también quiero hacer hoy.
Recuerdas Jordi? Era la primera vez que un Presidente del Gobierno venía a Ceuta y recorría a pie sus calles. Jamás podré olvidarlo, tú sonrerías, consciente de la importancia de los gestos. Fue un dulce día.

La vida está llena de lazos invisibles que nos unen. Nos encontraremos en el camino, no hay duda, es necesario seguir luchando, probablemente ahora más que nunca. Un fuerte abrazo.

019
cesar
09.04.2011 a las 19:36 Enlace Permanente

Este señor es responsable de haber adoptado medidas irresponsables que han empeorado los efectos de las dos crisis que han causado el desastre qiue están sufriendo muchos millones de ciudadanos. También es responsable de que el Ministerio de Economia y Hacienda esté en manos de políticos dóciles que permiten las mayores barbaridades presupuestarias y financieras sin inmutarse, eso cuando se entera, Evidentemente no es el único responsable, lo son todos los que han preferido adular o callar ignorando los intereses de los ciudadanos para no perder las poltronas. Todos ellos han hecho mucho dado a este pais, sobre todo a los trabajadores. El resultado de su “progresista” gestión es un 40% de paro juvenil, cerca de cinco millones de parados y la bajada generalizada de los sueldos de los trabajadores que no tienen contrato fijo y los funcionarios. Pero eso sí, les parece mal ir en turista, como a los otros que son iguales, aunque no presumen de ser progresistas. Lo de los billetes de avión es una muestra de que clase de gente nos dirige.En cuanto a lo de Valencia y lo de Sevilla demuestra que a los políticos españoles no les preocupa la corrupción, cuando la tienen debajo procurar tapar el olor echando colonia, pero cada vez es más difícil.

020
aquilino
10.04.2011 a las 00:05 Enlace Permanente

Millones de ciudadanos sentimos desprecio hacia el comportamiento escasamente ético y en muchos casos manifiestamente inmoral de nuestra clase política. La negativa de los eurodiputados españoles a reducir gastos innecesarios es solo una muestra de lo que hacen todos los dias los altos cargo de todas las administraciones. Yo trabajo en el centro de Madrid. Normalmente como cerca de la oficina, por 12 euros que pago yo y bastante bien.Ni puedo ni necesito lujos. Muy cerca de donde voy a comer hay un restaurante que por cierto frecuentan personajes públicos, el cubierto medio cuesta 50 euros. Allí es donde comen muchos altos cargos del gobierno central. Es una verguenza

021
A. Francisco
10.04.2011 a las 13:50 Enlace Permanente

Aquilino, ¿se refiere a señores ministros? / César, se le ha olvidado Madrid, donde gobierna la señora Aguirre & Cía.

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG

Logotipo de Blogestudio