La Comisión, el PP y nosotros. (Publicado en Mercados de El Mundo)

Escrito a las 6:49 pm

No estamos tan mal como pretende el PP, cuyas prioridades deberían quedar claras lo antes posible para todos los ciudadanos. Pero el Gobierno “de las dos cabezas visibles” también esta demasiado sensible ante la delicada situación electoral por la que atraviesa. Así, no le ha sentado nada bien las recomendaciones efectuadas esta semana por la Comisión Europea aunque están cargadas de buen juicio y representan una alternativa al pobre debate patrio encerrado, una vez mas, en el numero de funcionarios y en la veracidad de las cuentas de las Comunidades Autónomas, hasta que la exigencia de un Pacto de Estado ha reaparecido, aupada a algunos editoriales, como los ojos del Guadiana.

Lo que la Comisión ha venido a decir sobre España es que de no hacerse nada mas y distinto, el crecimiento será peor que lo previsto por el Gobierno, sobre todo si los tipos de interés suben como ha adelantado el BCE y ello tendrá un impacto negativo sobre las cuentas publicas comprometiendo el cumplimiento de los objetivos de déficit. La mayoría de analistas y observadores coincidimos con este enfoque. Resulta difícil encontrar los motores de una reactivación, incluso tan lánguida como la que figura en los cuadros macroeconómicos del Gobierno, mas allá de la encomiable aunque insuficiente exportación y, la verdad, sin recuperación vigorosa y, por ende, sin mas ingresos públicos cíclicos, resultara imposible conseguir las reducciones previstas del déficit en base solo a recortes adicionales del gasto.

Entienda se bien, con esto no estoy diciendo que no deba procederse a una seria revisión a la baja del gasto publico, de la mano de un plan articulado de reestructuración del propio sector publico, sobre todo autonómico y local que es el que toca ahora tras las elecciones. Pero no es tolerable cuestionar en bloque, sin matices ni datos, mas allá de rumores e informaciones interesadas, como ha hecho el PP de Castilla la Mancha, la veracidad de unas cuentas publicas que han sido debatidas desde la oposición en el parlamento, controladas por la Intervención y auditadas por el Tribunal de Cuentas, solo con una clara intencionalidad política de atacar la honorabilidad del adversario.

Rajoy debe detener esa deriva “a lo tea party” que con demasiada frecuencia aparece entre sus correligionarios. Porque, ¿no le contaron los Presidentes autonómicos de Comunidades gobernadas por su partido (Comunidad Valenciana o Murcia) la imposibilidad que tienen todos ellos para cumplir en plazo sus compromisos presupuestarios de pago? Por eso, precisamente estamos en situación preocupante ante los mercados internacionales y se requiere de alguien que gobierna una parte importante del Estado y que aspira a gobernar el resto en breve, de una actitud mas cercana a la responsabilidad, el Pacto y los acuerdos en lugar de una política de tierra quemada tan cara a determinados sentimientos de una cierta derecha patria.

La Comisión Europea ha propuesto que se incorporen obligaciones legales para que las Comunidades tengan techos máximos de gasto (de hecho, esto debería de ser los Presupuestos), mas un compromiso general de que el gasto publico global no suba mas que la economía. Es una idea. Pero deberíamos decir a continuación, que su aceptación significaría importantes recortes sobre el nivel actual de gasto autonómico y local que van mas allá de asuntos cosméticos. Que se recorta, como se recorta, por que se recorta y como afecta a la desigualdad social, deberían ser cuatro preguntas de respuesta obligatoria para asegurarnos que se reduce lo menos útil, antes que lo mas fácil de recortar, lo que menos perjudica a la mayoría antes que lo que mas conviene a determinados grupos de interés. Y todo ello, aplicado de manera simultánea en todas las Comunidades Autónomas y en la mayoría de ayuntamientos debe negociarse de manera conjunta para hacerlo posible y contener el impacto negativo que estas medidas de ajuste tendrá sobre la recuperación de la economía. Es decir, para evitar caer en otro circulo vicioso depresivo de la actividad.

La Comisión Europea también ha insistido en una idea que vengo defendiendo desde hace tiempo: en ausencia de moneda propia que devaluar, solo saldremos bien de una crisis tan profunda como esta si procedemos a algo equivalente a una devaluación interna que solo puede hacerse mediante dos vías, permitiendo que los salarios reales vayan perdiendo poder adquisitivo con todo lo que ello significa desde el punto de vista del consumo domestico y la equidad en la distribución de la renta o bien procedemos a una bajada sustancial y ordenada de los costes no salariales, es decir, las cotizaciones sociales como medida rápida de mejora de la competitividad de nuestras empresas. A cambio, para no perjudicar la financiación de las pensiones, se debe articular una fuente alternativa de ingresos que debería parecerse mucho a la cesta de impuestos y recargos que en Francia llaman Contribución Social Generalizada. De esta manera, incluso manteniendo la presión fiscal global, el reparto interno de la misma se haría de manera mas favorable a la contratación del factor trabajo permitiendo, además, que las pensiones se financien de manera mas solidaria al vincularlas, en parte, a la riqueza del país y no solo al numero de trabajadores activos.

¿por que el Gobierno y la oposición no abren un debate sobre la conveniencia de proceder a un cambio impositivo como este en lugar de enredarse en las cosas en las que suelen enredarse? Todavía mas, ¿por que no inician un proceso de dialogo, pactos y acuerdos para facilitar, entre todos, la recuperación de nuestra economía y la mejora en la calidad de nuestra democracia? Algunos piensan que la democracia se perfecciona solo mediante la confrontación y la alternancia sin que el consenso sea algo mas que una circunstancia extraordinaria en momentos constituyentes. Craso error. El consenso es imprescindible para mantener engrasada la democracia y para la implantación de todo aquello que nadie por si solo es capaz de sacar adelante y para momentos excepcionales como estos. No entenderlo así, justifica el alejamiento creciente de los ciudadanos respecto de la clase política.

4 comentarios

001
paquillo
18.06.2011 a las 00:57 Enlace Permanente

Algo que este gobierno ha tirado por tierra es el llamado espíritu de la transición: el consenso. Espero que si gana las próximas elecciones el PP no trate de ningunear a la oposición. Los problemas que tenemos sobre la mesa necesitan de mucho realismo y no precisamente mágico. Hasta que PP y PSOE no dejen de articularse a través de sus barones territoriales complicado veo que pueda embridarse el gasto de las comunidades autónomas. Rajoy se traga el sapo de Camps,como Zapatero se tienta la ropa con el PSC. Y no tenemos tiempo para experimentos federales o confederales.

002
enric doménech
18.06.2011 a las 11:06 Enlace Permanente

La sociedad está espectante a la capacidad de aunar ideas, proyectos, estrategias y decisiones para afrontar la grave crisis que estamos padeciendo. Si no actúan con responsabilidad y altitud de miras, pronto, o más pronto, les pedirán cuentas. Y el alto nivel de votos en blanco, o nulos de las pasadas elecciones, es un síntoma de ello. Los movimientos reinvindicativos y de disconformes, también. No se puede dar la espalda a los ciudadanos y a la realidad de estos.

enric domenech

En Mi opinion cada ve cuesta mas me cuesta fiarme de la palabra de los politicos..

004
Ferran
24.07.2011 a las 11:22 Enlace Permanente

¿por que el Gobierno y la oposición no abren un debate sobre la conveniencia de proceder a un cambio impositivo como este en lugar de enredarse en las cosas en las que suelen enredarse? Todavía mas, ¿por que no inician un proceso de dialogo, pactos y acuerdos para facilitar, entre todos, la recuperación de nuestra economía y la mejora en la calidad de nuestra democracia?

PORQUE EL PSOE NO QUIERE. Si, estoy gritando a la secta.

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG

Logotipo de Blogestudio