Tras veinte años sin muro, revisitemos a Marx

Escrito a las 11:38 am

El veinte aniversario de la caída del muro de Berlín y, con él, de la revolución de terciopelo que se llevó por el aire tantos años de privaciones, sufrimientos y dictadura en los países llamados del socialismo real, me parece una excusa, tan válida como cualquier otra, para revisitar los postulados teóricos de Marx. Mi tesis será que las dictaduras comunistas tuvieron tanto que ver con las teorías de Marx como la Inquisición católica con el Nuevo Testamento. Además, pienso que muchas de las denuncias planteadas por Marx al capitalismo siguen teniendo vigencia, sobre todo, después de la crisis actual. 

Visité Alemania, trabajando en el Gabinete de Felipe González, a las pocas semanas de la caída del muro de Berlín, para estudiar sobre el terreno la situación y las perspectivas de la unificación. Lo que conocí allí sobre los países del llamado socialismo real vino a sumarse a lo aprendido en otra anterior visita oficial al Moscú de la perestroika de Gorbachov: un sistema político y social que no puede ofrecer a su población artículos básicos de consumo y que tiene que obligar por la fuerza de las armas a sus ciudadanos para que no huyan en masa del país, es un fracaso de magnitud colosal.
Cuando uno lo contempla con un poco de distancia no puede dejar de preguntarse cómo fue posible mantener tamaño engaño durante tanto tiempo. De nuevo, la lectura de la novela que ya he recomendado aquí sobre el ascenso de Stalin y el asesinato de Trostki añade luz al misterio.
Sin embargo, voy a intentar una operación peligrosa: defenderé que lo ocurrido en las dictaduras comunistas no tiene nada que ver con las teorías de Carlos Marx aunque lo utilizaran, deformándolo, como artífice de sus mentiras. Ya desde el principio, la revolución rusa fue, en palabras de Gramsci, “una revolución contra el Capital” ya que contradecía todos los postulados del marxismo de Marx al realizarse en un país agrícola atrasado y sin casi proletariado ni burguesía. O mejor. Intentaré revisitar lo dicho por Marx, al margen de su utilización partidista al servicio de las dictaduras comunistas, para argumentar que se sostiene parcialmente en pie, sobre todo, visto lo visto tras la reciente crisis financiera del capitalismo. Es decir, analizaré lo dicho por Marx, como si se tratara de otro más de los muchos grandes filósofos políticos que han analizado nuestra sociedad y han dado sus recetas para mejorarlas. Una nómina que arranca en los primeros filósofos griegos y acaba, por el momento, en Rawls, Van Parijs y tantos otros.

Me apunto a la interpretación de que Marx es un humanista en el sentido de que su preocupación básica es el hombre (ser humano). Este punto fue objeto de un apasionante debate de A. Shaff con Althusser, que defendía que el marxismo no era un humanismo sino una ciencia, hace tanto tiempo que no se ni cómo me acuerdo, ni cuantos más se acordarán.
Cuando Marx, como filósofo, analiza la situación del individuo, destaca dos cosas: primero, se encuentra alienado, es decir, no plenamente realizado, como ajeno a sus actos y a sus consecuencias, sin capacidad para controlar su destino. Segundo, vislumbra una realidad en la cuál la norma es la explotación de unos hombres sobre otros, es decir, unos obligan por la fuerza a otros a hacer cosas que no quieren hacer o a entregar parte de los frutos de su trabajo.
Ambos problemas han sido planteados por otros muchos filósofos anteriores a Marx. Recordemos la expresión de Hobbes, “el hombre es un lobo para el hombre” y la sociedad un estado de lucha perpetua de todos contra todos. La primera reflexión abrirá, además, una vía de conexión entre marxismo y psicoanálisis freudiano que exploró, por ejemplo, E. Fromm.
Marx se da cuenta de que esa realidad insatisfactoria del individuo se debe a que vive en una sociedad injusta. El individuo no es feliz porque vive en una sociedad injusta. Eso le lleva a analizar las características de esa sociedad. Como Rousseau, también cree que esta sociedad perjudica al ser humano. ¿Y por qué?

Porque vivimos en una sociedad regida por unos principios que consagran la injusticia. Primer principio, la búsqueda del interés propio predomina sobre cualquier otra consideración (recordemos que esto recuerda a Machiavelo, tanto como a Adam Smith). Un instinto de supremacía, de dominación sobre los demás, es lo que mueve a los individuos por encima de cualquier otra cosa. Como el poder está muy vinculado a la riqueza, la economía adquiere un papel preponderante en la medida en que explica la parte fundamental de los movimientos de los seres humanos en busca de la supervivencia y la dominación.
Segundo principio, los medios de producción son de propiedad privada, lo que divide a la sociedad en dos clases, los que tienen y los que no tienen dichos medios de producción siendo la causa última y principal de cualquier tipo de desigualdad social. Ahora que algunos bancos y empresas son “demasiado grandes para quebrar” y se les inunda de recursos públicos cuando tienen problemas, a lo mejor habría que revisar este principio desde nuevos argumentos.
Para Marx estos principios han regido en toda sociedad a lo largo de la historia, con pequeñas excepciones en las sociedades primitivas. Estudia con detalle el capitalismo porque es lo que tiene más a mano y lo que hay en ese momento, pero no porque sea peor que el feudalismo o el esclavismo. Antes bien, es patente la admiración de Marx por la capacidad creativa del capitalismo.

La lucha por el control de los medios de producción es la causa fundamental que explica los acontecimientos históricos (la historia es la historia de la lucha de clases). Ello es así, de manera simplificada, porque la propiedad privada de dichos medios de producción se configura como el principal instrumento para proporcionar a la clase de propietarios el dominio social sobre los demás aprovechándose, además, de su control del Estado y de los aparatos ideológicos. Dicha propiedad privada, en su origen primigenio (acumulación originaria), fue posible gracias al robo mediante la fuerza, de la propiedad comunal inicial. Luego, ha devenido en derecho.  
Para conseguir individuos plenos, dueños de su futuro, de sus vidas y de su trabajo, hay que cambiar la sociedad alterando esas dos reglas constitutivas fundamentales: superar el egoísmo implícito en la búsqueda del propio interés como motor de la actuación humana (revolución de valores, primando la fraternidad del ser humano), lo que solo se puede conseguir aboliendo la propiedad privada de los medios de producción como fuente esencial de la desigualdad, del dominio y de una sociedad injusta de clases en las que nadie es responsable de pertenecer a una o a otra pues se hace por nacimiento y herencia. Ello requiere conquistar el poder político para superar la explotación mediante la abolición de la propiedad privada. Comoquiera que la clase dominante ejerce la fuerza (también ideológica) y no se va a dejar arrebatar su posición de dominio en base a una discusión racional como la que predica Rawls, hace falta organizar la confrontación desde la fraternidad en el seno de la clase obrera contra la fraternidad de la clase burguesa, en una batalla política en todas sus formas, incluyendo la revolución.

Conseguida la abolición de la propiedad privada de los medios de producción (no de la pequeña propiedad individual de libros o coches) y, con ella, de la principal fuente de injusticia, explotación y desigualdad, la sociedad dejará de estar guiada por el instinto de dominio y explotación de unos sobre otros, pudiendo dedicarse entonces los seres humanos a cosas más creativas y satisfactorias, desde la conseguida libertad plena de individuos completos y realizados.
Marx analiza asimismo que este instinto de dominación que encuentra en el poder económico su expresión más eficaz, pone en marcha una dinámica de explotación social pero, también, de desarrollo y creatividad en busca de mayores y mejores beneficios ya que todo aquel que tiene algo persigue tener más. Lo que el llama las fuerzas productivas de la sociedad llegan a alcanzar una lógica propia que les hace entrar, de tanto en tanto, en contradicción con las relaciones sociales en que surgieron. Esa es la fuente principal del progreso y del cambio social, convirtiéndose en auténtico motor de la historia.

Algunos autores han reinterpretado esto último, traduciendo fuerzas productivas por avances tecnológicos. Alvin Toffler, por ejemplo, tan respetado en los círculos conservadores, ha reescrito así el marxismo, como si se le hubiera ocurrido a él. Paul Kennedy y su “auge y decadencia de las naciones” es, también, un marxismo edulcorado y no declarado como tal. Incluso Keynes, que, por desprecio, nunca leyó a Marx, tuvo que reinventarlo en muchos aspectos de su análisis económico, cosa que no tuvo que hacer el polaco Kalecki por lo que su enfoque es mucho más rico, aunque menos conocido.
Es evidente que Marx era lo suficientemente conocedor del mundo en que vivía como para saber que su teoría intentaba ser una explicación simplificada de lo esencial del mundo. En ese sentido, en su nivel de abstracción, es equiparable al uso metodológico por parte de Rawls de la llamada posición original o a los modelos de competencia perfecta y equilibrio general de los economistas. Es un modelo interpretativo, con la pretensión de ser, además, una guía para la acción práctica (no quería solo interpretar el mundo, sino también transformarlo).

Como en tantos otros casos, el paso de Marx al marxismo, y de este, al marxismo-leninismo, al comunismo y a la URSS con sus satélites, es otra historia que deberá ser contada en otro lugar. Tiremos por el desagüe de la historia el agua sucia y ensangrentada de las dictaduras llamadas marxistas. Pero, transcurridos veinte años de aquello, no corramos a enterrar a Marx, porque muchos de sus análisis, pueden servirnos para entender lo que ocurre en nuestras sociedades actuales. Todavía. Como los grandes clásicos. No más. Pero, tampoco menos. Ni todo está en ellos, ni se pueden reducir a un catecismo. Ahora, sin muro, sin países comunistas salvo China y Cuba (¡!!!!), revisitemos a Marx. Aunque muchas de sus respuestas hayan resultado erróneas, casi todas sus preguntas eran correctas. Por ello, algo podremos aprender, cuando parece que hace falta refundar el capitalismo ¿os acordáis?

35 comentarios

001
Mª José
10.11.2009 a las 14:00 Enlace Permanente

Gracias, muchas gracias, don Jordi. Por fin encuentro unas reflexiones sobre el pensamiento de Marx que agradezco por su objetividad y por su capacidad de revisionar la sociedad y su devenir en el tiempo. Es clarificador su comentario porque, en ocasiones, se han utilizado, utilizan o esgrimen teorías a las que denominan marxistas que, en mi opinión, hacen un uso parcial e interesado, y sin perspectiva histórica, de las mismas. Desearía que su texto fuese muy comentado, muy divulgado, muy discutido porque así se van iluminando los caminos. Y sí, creo en la oportunidad histórica de revisionar el capitalismo con las preguntas correctas. Y que también se haga con el socialismo marxista.

Gracias de nuevo. Hace usted un gran servicio desde ese blog y dignifica, así pienso, el pensamiento socialista respetuoso y democrático.

002
surco
10.11.2009 a las 14:26 Enlace Permanente

Marx es un pensador que propone un método de análisis, de hecho y siendo puristas, da un par de pasos más que Ricardo, pero mucho de lo que plantea Marx, ya lo podemos intuir en el inglés. Evidentemente desde otra óptica.

Es bueno derribar mitos. Marx no era revolucionario, y que yo sepa no hace ningún planteamiento estrictamente político.

A nivel teórico se puede discutir esa correlación directa entre estructura y superestructura o ciertas interpretaciones históricas demasiado presentistas, pero es indudable que la escuela historiográfica marxista y neo marxista ha aportado y sigue aportando muchísimo al análisis social.

No es que tengamos que olvidar a Marx, es que creo que sin Marx ( obra y pensamiento) es imposible entender el siglo XX y la sociedad de lo que llevamos del XXI. Y no hablo de política, hablo, por ejemplo, de lo que el concepto de dialéctica influye ( sigue influyendo) en la evolución social. Lo que se ha hecho después con esos análisis no lo ha hecho Marx y muchas de esas prácticas se pasan por el arco del trunfo sus textos.

Le felicito por el post.

003
Mario Abbagliati
10.11.2009 a las 15:38 Enlace Permanente

Don Jordi,

¿Cómo se crea capital en un sistema marxista?

Si no existe propiedad privada de los medios de producción, y por lo tanto no hay intercambio que genere un sistema de precios, ¿cómo se realiza el cálculo económico entonces? Se podría proponer la creación de un mercado artificial que ofreciera un sistema de precios, pero ¿no acarrearía ello el problema del riesgo moral, ya que los costos de los errores de gestión se socializarían, mientras que los beneficios se privatizarían en parte (reputación y avance profesional) fomentando prácticas cada vez más riesgosas?

¿Conoce la teoría de Hans-Hermann Hoppe sobre el origen de la propiedad privada? Muestra como la idea de una propiedad comunal inicial es errónea y como la propiedad privada es indispensable para hacer frente a un aumento demográfico.

http://mises.org/Community/blogs/rodrigodiaz/archive/2008/04/18/sobre-el-origen-de-la-propiedad-y-la-familia.aspx

¿No cree que Marx se equivoca al criticar la división del trabajo?
“En efecto, a partir del momento en que comienza a dividirse el trabajo, cada cual se mueve en un determinado círculo exclusivo de actividades, que le es impuesto y del que no puede salirse; el hombre es cazador, pescador, pastor o crítico, y no tiene más remedio que seguirlo siendo, si no quiere verse privado de los medios de vida; al paso que en la sociedad comunista, donde cada individuo no tiene acotado un círculo exclusivo de actividades, sino que puede desarrollar sus aptitudes en la rama que mejor le parezca, la sociedad se encarga de regular la producción general, con lo que hace cabalmente posible que yo pueda dedicarme hoy a esto y mañana a aquello, que pueda por la mañana cazar, por la tarde pescar y por la noche apacentar el ganado, y después de comer, si me place, dedicarme a criticar, sin necesidad de ser exclusivamente cazador, pescador, pastor o crítico, según los casos.”

Saludos

004
V de Vendetta
10.11.2009 a las 15:47 Enlace Permanente

Muy pobre la asociación de Adam Smith con la búsqueda del interés propio, sin más. Por hacer relecturas, La Teoría de los Sentimientos Morales de Smith serían un buen lugar.

No se puede abolir la propiedad privada sin la coacción del estado, es decir, la coacción de los planificadores centrales, que tan lúcidos se han mostrado ante esta crisis, por ejemplo. La abolición de la propiedad privada, por la que ud. glosa como si se tratara de un mero trámite, resultaría en una represión brutal, como la que han vivido las dictaduras marxistas siempre. Todo esto nos aleja de la definición del humanismo, ya que muestra interés por un sector de la población a cambio de la encarcelación y el exterminio de otra.

El marxismo es pura superchería, porque al contrario que una ciencia seria, actúa como adivino de los devenires de la humanidad. Unas predicciones que han resultado ser incorrectas. Ustedes, los planificadores centrales (o ex-planificadores) hablan de individuos “realizados y felices” pensando que mediante sus planes pueden dar un empujoncito al individuo para ser feliz: prohibiendo, regulando e imponiendo. El marxismo ha muerto (salvo en algunos desafortunados países latinoamericanos) pero los socialistas de todos los partidos hacen que su espíritu, el de el dirigismo y la coacción con la excusa de dar la felicidad al ignorante individuo, siga vivo.

005
Patterson
10.11.2009 a las 16:16 Enlace Permanente

Jordi, reivindicar la vigencia de Marx a estas alturas…….
Si lees el segundo volumen de la “Historia del Pensamiento Economico” de Murray Rothbard, o el capitulo dedicado al personaje en “Intelectuales” de Paul Johnson, se te quitan las ganas de volver a pensar en ese plagiador, trepa, incoherente y absurdo personaje.

006
Paco
10.11.2009 a las 17:30 Enlace Permanente

Después de leer a Marx y comparar, prefiero quedarme con Hyek, Mises, Rand y con el español Huerta de Soto.
http://www.juandemariana.org/videos/92/
No quiero vivir en un “paraíso comunista” porque es en realidad un infierno. ¿En qué país se ha aplicado el comunismo y su población no vive en la miseria?

007
miguelangelm
10.11.2009 a las 17:47 Enlace Permanente

¿Y con esa empanada mental adolescente ha sido usted ministro?
Señor qué Cruz

008
aris
10.11.2009 a las 18:19 Enlace Permanente

¿he de entender que usted aprueba que la única manera de que la sociedad avance es mediante la guerra y la violencia tal y como defendía Marx? ¿he de entender que usted piensa que la lucha y la violencia entre las clases es el motor de la historia?

un saludo

009
Isra
10.11.2009 a las 18:47 Enlace Permanente

Enhorabuena, el artículo es muy claro y ameno. Aunque no comparto para nada las ideas de Marx, y creo que cuanto más se hubiesen acercado al comunismo peores hubiesen sido las consecuencias.

010
Pedro Mellado
10.11.2009 a las 19:58 Enlace Permanente

Si le oyera a usted Marx citándole para refundar el capitalismo

011
vicen
10.11.2009 a las 21:38 Enlace Permanente

muy bueno el comentario, las preguntas siguen siendo correctas y las respuestas hay que reformularlas, una pena que textos como este suenen a otros tiempos, una pena que solamente nos conformemos con maquillajes.
Sigue aportando reflexiones que faltan y mucho en la sociedad y en la llamada izquierda, que unas veces las más se queda corta y otras se pasa de largo en objetivos inalcanzables.

012
Transon
10.11.2009 a las 21:52 Enlace Permanente

Tu post de hoy ha merecido el honor de que Libertad Digital te dedique un artículo entero de ladridos… ¡ya lo quisieran muchos! ;)

013
emilio
10.11.2009 a las 21:58 Enlace Permanente

Realmente hay que ir sobrado para escribir esto. Tras leerlo, empiezo a pensar que sí le dio las dos tardes a ZP.
Tanto como le gusta a Vd esto y no sabe que hay más países que Cuba y China seguidores de esas teorías. Aunque China lo es sólo sobre el papel.
Es lamentable que alguien que se lamenta tanto del capitalismo sea un siervo de él. Ahora bien, no acabo de entender cómo le han fichado esos a los que no parece apreciar.
Además, siempre habla quien quizás sólo habla desde una situación teórica.
Si tanto le ese sistema, ¡no tarde más! en Cuba puede disfrutar de ello. Pero por favor, viva como un currinchi no como un pelota privilegiado por el régimen.

014
kafkiano
11.11.2009 a las 00:12 Enlace Permanente

Excelente frase:Mi tesis será que las dictaduras comunistas tuvieron tanto que ver con las teorías de Marx como la Inquisición católica con el Nuevo Testamento.
Totalmente de acuerdo.
No obstante, dos comentarios:
1. Parece ser que en el museo de Londres existe el cheque con el que el capitalismo pagó a Marx para que esdribiera su obra. No está a la vista de todos,pero lo exhiben si se solicita. Eso me han contado. Extraña relación entre autor y financiador de la obra.
2. Respecto al muro y demás: lo que hay detrás es la caída del comunismo. El que no tiene nada que ver con Marx. El que intentó implantarse en España allá por los años 30 y contra el que luchó Franco, que, con su victoria, impidió que hubiésemos vivido hasta esa fecha de la caida del muro en las mismas condiciones que tuvieron que soportar tanto el pueblo ruso como los demás estados sometidos a la bota soviética, tras el telón de acero. Por tanto, ¿por qué denostar su figura? Aún con sus errores, habría que estarle agradecido, creo. Y en el peor de los casos, no borrar su huella, sino mantener su recuerdo simplemente como parte de la historia de España, a quien una parte le guarda buen recuerdo y otra le odia; por lo tanto, debería respetarse el derecho de esa mitad y no considerar exclusivamente la opinión contraria.

015
kafkiano
11.11.2009 a las 00:36 Enlace Permanente

De todas formas, aún quedan muros por derribar y poderes estalinistas por abatir. En España tenemos la Agencia Tributaria, situada tras el muro del inmenso poder antidemocrático similar al soviético: ningún político, ninguna institución se atreve ni puede contra ella, que está dotada de un poder autoorganizativo, en cuya virtud hace y deshace a voluntad del grupo que la dirige. Las Sentencias que le son adversas no las cumple en su integridad e ignora los mínimos derechos sindicales. Solamente su voluntad. Y en cuanto a la organización para luchar contra el fraude fiscal se ha dotado básicamente de dos Cuerpos de Funcionarios, ambos del grupo A: El Cuerpo de Inspectores de Hacienda y el Cuerpo Tècnico. El grupo dirigente se ha instalado en el primero de ellos, en un reducido grupo dentro de este Colectivo, en contacto directo con el poder (económico, estatal… ) y se ha definido dentro del Subgrupo 1, mientras que ha ubicado en el subgrupo 2 al Cuerpo Técnico, impidiéndole acceder a su misma categoría para así tener la hegemonía dentro de la Agencia. Ambos cuerpos, sin embargo, han de tener los mismos conocimientos para poder desempeñar sus cometidos. Exactamente los mismos. Y por eso se ha creado una situación de explotación de uno sobre el otro. Así, el primero dirige y controla lo que hace el otro, que es quien ejecuta la política fiscal encomendada a la Agencia. Lógicamente, se reserva los mejores puestos (con retribuciones exageradamente superiores a las del Cuerpo Tecnico) y lo que hace es pedir al otro que haga los trabajos de inspección, de gestión o recaudación e incluso en el ámbito aduanero, dándose la circunstancia de que muchas veces esas tareas de supuesta dirección o coordinación son ejercidas simplemente para aprender de los que verdaderamente ejecutan las tareas fiscales. Luego, sobre el papel, todos los trabajos aparecen realizados por el Cuerpo de Inspectores; al otro Cuerpo no se le concede carta de naturaleza.
Esta situación de explotación, similar a la de las hormigas respecto de los pulgones, es consentida por el sistema, que, informado debidamente por el Sindicato de Técnicos, hace oídos sordos y mantiene sin rubor la situación aactual, única en el Estado, ya que, por ejemplo, los Fiscales ejercen ellos mismos su función, al igual que los Jueces: no se han fabricado unos “sub-fiscales” o “sub-jueces” que hagan su tarea por ellos. Y que conste que el sueldo de los Inspectores es superior al de estos dos colectivos….

016
snake
11.11.2009 a las 00:42 Enlace Permanente

Menos marxismo ladrón y sinvergüenza, y más libertad.

017
Kaialde
11.11.2009 a las 00:55 Enlace Permanente

No se si Keynes no leyó a Marx porque lo despreciaba, pero si ambos levantaran la cabeza (y algún monetarista también), probablemente se volaran “a trío” la tapa de los sesos viendo la que han organizado.
Böhm-Bawerk refutó a Marx hace más de un siglo y Mises en 1920 lo remató. El propio Keynes –en contradicción consigo mismo- suscribió de principio a fín “Camino de servidumbre”, texto en el que Hayek, con su exquisita educación habitual, demostró con rotundidad el error intelectual que supone la planificación económica marxista. Así que si algo hay que refundar, habrá que girar la vista hacia el banco central, genuino órgano socialista de planificación central, puesto que controla el principal precio en una economía, el tipo de interés y el bien principal, el dinero, a través del control de la oferta monetaria.

Un saludo.

018
Guillermo
11.11.2009 a las 04:55 Enlace Permanente

Madre mía, Don Jordi. Le habla un profesor de filosofía política. Créame: sus patinazos son absolutamente monumentales. Mejor dedíquese a lo suyo, y déjenos a Maquiavelo, Hobbes y Rousseau a los especialistas, porque no ha entendido absolutamente una palabra. Al margen de eso, tiene faltas de ortografía y escribe fatal. En fin, un buen exponente de los gobiernos de Zapatero.

019
AnarchieJetzt
11.11.2009 a las 08:18 Enlace Permanente

Jordi, are you kidding? Con ese ancho de banda que le caracteriza (trabajando para una multinacional como PWC y a la vez revisitando a Marx) espero que por el aniversario de Von Mises o Hayek revisite también los postulados liberales y ensalce entonces la propiedad privada como fuente de satisfacción y progreso de la humanidad. Yo también pasé por la enfermedad cuando era joven, pero eso ya pasó, etapa superada, madurada, y al final mi tesis es que el único instrumento de supremacía y opresión sobre el individuo y fuente de toda su infelicidad es el Estado y su doctrina, de que todos somos malos por naturaleza, que queremos someter a los demás y que necesitamos el Estado para compensar esa tendencia individual tan perversa.

De todos modos, una de las recetas de la felicidad es la coherencia entre lo que se piensa y lo que se hace, sírvase Ud. mismo.

020
Agua
11.11.2009 a las 10:18 Enlace Permanente

Ah, que es que ha salido usted en Libertad Digital…

Ahora entiendo…

Gajes del oficio…

Siempre nos quedarán los comentarios de los próximos posts ;)

021
magda
11.11.2009 a las 12:32 Enlace Permanente

Tengo que reconocer que estoy totalmente de acuerdo con su post.

“…..es muy difícil que se pierda para siempre la educación que logró interesar al corazón” Rousseau

Ud es un conocedor de Marx, me gustaría preguntarle ¿por qué los socialistas se han empeñado en negar la lucha de clases?, ¿por qué solo se ha reconocido la defensa de la propiedad privada como tótem de felicidad?.
¿No es más evidente y clara la pobreza y la explotación de los seres humanos?.
Un saludo

022
kafkiano
11.11.2009 a las 22:04 Enlace Permanente

Hace no mucho tiempo leí un artículo interesante al respecto: Venía a decir (en una síntesis que efectúo que puede pecar de excesivamente simplista) que “los amos del mundo” podríamos decir que “fabricaron” el capitalismo, al que consideraron como “la tesis” y necesitando elaborar la “antítesis” decidieron “ordenar” que naciese como tal el comunismo, financiando y dirigiendo la revolución soviética (aquí entraría la “subvención” a Marx para escribir El Capital que comenté anteriormente). Ambas posiciones (tesis y antítesis) deberían convivir, antagónicamente aunque sin destruirse mutuamente (en algunas ocasiones han estado a punto de hacerlo, pero “milagrosamente” se evitó) durante un tiempo, transcurrido el cual nacería “la síntesis”, a la que se viene oyendo llamar “el nuevo orden mundial”, para lo cual “ordenaron” a Gorbachof que destruyera el comunismo soviético, lo cual ocurrió en un abrir y cerrar de ojos.
Este llamado “nuevo orden mundial” no parece que vaya a ser la panacea, sino que supondrá un capitalismo más salvaje aún, (siempre según el autor del artículo o reportaje citado)
Que sea o no ciencia ficción, ¿quién lo puede afirmar o negar con certeza? ¿Quizá el tal Guillermo, “profesor de filosofía política”, que parece estar dotado de lo que se denominaba “soberbia cognoscitiva” en los textos de cuando yo estudiaba Derecho? (Por cierto, yo no he encontrado más falta de ortografía en el texto de este post que la expresión “en el veinte aniversario”, ya que debió usar “en el vigésimo aniversario”, pero es posible que se me haya pasado por alto alguna otra, que sin duda pondrá de manifiesto nuestro querido profesor de filosofía política…. ¡Ahí es nada! Filosofía (que es una meta-ciencia) y política (que no es más que el arte de la conveniencia). Fuera de esto no existe la vida.

023
anibal
11.11.2009 a las 23:35 Enlace Permanente

Pues yo creo que tiene bastante razón en lo que dice. En todo caso, debatir es bueno, a pesar de que algunos profesores de filosofía como Guillermo crean que lo saben todo. Hay alguna cosa que no han aprendido: la diferencia entre formación y educación. A buen entendedor……

024
magda
12.11.2009 a las 13:46 Enlace Permanente

Ya me compré le libro de Padura, empezaré a leerlo en seguida.
También le recomiendo “El Desafío Silencioso” de Francisco Revelles.
Un saludo

025
Hugo
12.11.2009 a las 16:03 Enlace Permanente

Hola Sr. Jordi. Un artículo interesante pero no comparto el revisionismo que hace sobre los postulados de Marx, dado que se ha visto por activa y pasiva que no han funcionado en ningún país democrático.

Yo quería hacer hincapié si me lo permite, en la oleada de líderes políticos que se suben al carro, para ponerse en la foto, y argumentar que fueron ellos los que derribaron el muro de Berlín.

Entre otros habría que destacar a la Sra. Margaret Thatcher, primera ministra del gobierno de Reino Unido. Pocos se acuerdan de que ella y sus discípulos estaban en contra de la reunificación alemana, porque entre otras cosas, no quería ver ni por asomo el poderío económico, y sobre todo militar que podría volver a resumir con la “gran Alemania” y enfrentarnos a una 3 guerra civil europea.

Quiero pensar, que no se ha recordado, por pensar políticamente correcto y centrarse en la gala del XX Aniversario.

Un saludo

026
enric doménech
12.11.2009 a las 20:28 Enlace Permanente

Buenas tardes, Jordi, agradezco mucho tu reflexión sobre la filosofía y Marx. De todo se aprende, y no existen verdades absolutas.
La vuelta a la visión humanista, desde perspectivas globales, desde equipos multidisciplinares, desde puntos de vista diversos y contrastables, son sencillamente, muestras de madurez democrática.
Aceptar el debate, dialogar, exponer y exponerse a las críticas, y seguramente, volver también a Platón y Aristóteles, volver a los principios de la ‘democracia’, desde el respeto, desde la madurez dialéctica, sin apriorismos, sin cerrazones, con la mente y las manos abiertas.
Yes, we can! ¡Sí, podemos!.

enric doménech

027
aquilino
13.11.2009 a las 02:30 Enlace Permanente

Perdón por la intromisión en el debate pero la vida de 36 trabajadores está en peligro debido a la incompetencia manifiesta de unos señores y señoras que deciidieron traer los piratas a Madrid, a sabiendas,porque imbéciles no son que los otros piratas iban a exigir su liberación. No se se dieron cuenta que una vez aquí no es nada facil soltarlos por razones legales y políticos. Dirigidos por gentes como esta que confunde el progresismo y la estupidez estamos apañados.

028
Paco Piniella
14.11.2009 a las 00:02 Enlace Permanente

Muy interesante post, el marxismo sigue vivo.

029
magda
14.11.2009 a las 10:36 Enlace Permanente

Han encontrado agua en la Luna.
Hay mil millones de personas que no tienen agua potable en la Tierra.
¿qué será lo siguiente ?.
Cuando Google ponga en su entrada, el problema del agua en la humanidad está solucionado, ese momento será revolucionario.
Un saludo

030
aquilino
14.11.2009 a las 15:06 Enlace Permanente

Si lo que está haciendo el gobierno ahora lo hubiera hecho hace seis meses como han hecho otros paises que no tienen a gente incompetente dirigiendo su destino, no habría 36 pescadores en peligro de muerte. La vicepresidenta ha dicho que ni hubo, ni hay, ni habrá discrepancias en el gabinete de crisis. Ese es uno de los problemas: los políticos saben que si discrepan aunque sea internamente serán marginados. Acaba de salir rubalcaba explicando lo de los vigilantes privados. Dice que siguen la huella de otros paises. Que vergüenza tener a gente así dirigiendo nuestras vidas.

031
julian besteiro
15.11.2009 a las 21:35 Enlace Permanente

aquilino:

Lo que ocurrió con la captura de los piratas es lo normal conociendo como funcionan los políticos en España hace años. De lo que se trataba es de sacar por la noticia por la tele de que habían detenido a unos piratas.Además todo era legal.Nadie pensó en las consecuencias que esta decisión comportaba para la vida de los pescadores que están siendo torturados psicologicamente desde hace 40 días.. Ell gabinete de crisis,rimbombante nombre de un grupo que dice si buana a la vicepresidenta ni siquiera contaba con el asesoramiento de expertos en secuestros. ¿Para que si son todos muy listos? Además como dice nuestra vicepresidenta ni hubo, ni hay, ni habrá discrepancias. Como en tiempos de Franco.

032
javi
16.11.2009 a las 03:16 Enlace Permanente

De esta me va ha convencer usted también que el último reducto comunista en las sociedades modernas (los sindicatos) también defienden a los trabajadores de base.

Y yo sin darme cuenta. Menos mal que están uds. para abrirme los ojos.

Si es que la gente somos de un mal pensado…

033
Miralarima...
25.11.2009 a las 14:23 Enlace Permanente

Un muro cayó en Berlín
hace veintitantos años;
quien diga “no lo viví”
eso que lleva ganado.

Tras la caída del muro
no ha sido rosa el camino
pero lo mejor para muchos
fue que habitantes, vecinos,
fue quien lo derribaron,
que no se cayó el muro:
el muro fue derribado
para alegría de muchos.

Pero ya reza el refrán:
“muro muerto, muro puesto”
y otros muros que vendrán,
y vienen a pesar nuestro,
como el que surgió en marruecos
disfrazado de frontera,
o el que encuentran los nuestros,
que van en sillas de ruedas
cuando pretenden, ilesos,
poder subir las aceras.

Para muro, el de “facebook”,
el que ahora está más de moda
donde puedes poner tú:
si ayer te fuiste de boda,
si te has cambiado de “look”,
si tu novia no te mola,
si te vas a tombuctú,
si te disfrazas de loca,
un refrán así al tun-tun…
lo que te venga a la bola.

034
De la Paz
30.01.2010 a las 08:55 Enlace Permanente

Parece evidente que la situación del ‘cementerio nuclear’ se pudo evitar si el Gobierno hubiera planteado este asunto, tan importante para España, en el Congreso y debatido previamente con los grupos políticos, pero parecer un estilo del Presidente del Gobierno y algún (a) Ministro (a) gobernar a base de ‘chisterazos’ (sorpresas), como recientemente ha ocurrido en Davos con la ampliación de la edad de Jubilación, o el plan de ahorro de 50MM de € en gastos públicos. No es posible un buen gobierno con un Presidente que comunica públicamente decisiones sin colsultar con los ministros.
El ‘gallinero’ esta revuelto pero, sobre todo, porque el granjero lo revuelve.

035
Juan
04.08.2010 a las 11:56 Enlace Permanente

Sr. Jordi:

Leo con gran interés su escrito acerca de la relectura de Marx en el presente, y seguidamente leo los comentarios que vierten algunos internautas en respuesta al mismo y sólo puedo decir al respecto una única cosa: ¡Ay!

Más de lo mismo, más ignorancia irrevocable suplantada a base de convencionalismos vacíos. ¿Alguno de los que se muestran tan contrariados en sus comentarios se ha atrevido siquiera a leer dos páginas de Marx, es decir, ha intentado al menos acudir a la fuente directa, sin dejarse llevar (como siempre) por los miles de gruñidos ensordecedores que corren de aquí para allá cada vez que emergen de nuevo las palabras “Marx” o “comunismo”? Hay gente, mucha gente, tan atada a sus reflejos mecánicos que hace imposible cualquier posibilidad de reflexión sensata y tranquila, sólo han aprendido a rechazar de antemano aquello que ni tan siquiera han intentado conocer.

Llevo 10 años de mi vida leyendo, releyendo, reinterpretando, investigando, profundizando en Marx y en sus escritos. ¡Y nunca he encontrado una sola palabra en Marx que no haya apoyado en una reflexión metódica, objetiva y desapasionada! Todo lo que escribe se sostiene en el más escrupuloso criterio de la racionalidad estricta, no hay ni el menor asomo de ese Marx profeta y visionario que sus antagonistas quieren denunciar sin descanso, como se pone de manifiesto entre muchos comentarios escritos a la luz de su artículo. Decir de Marx lo que aquí se escribe es un síntoma de no haber leído ni una sola de sus obras, es más, quizás ni siquiera una única página escrita por él. Es suplantar el hombre que realmente existió por el personaje mitificado y deformado hasta el extremo que se ha impuesto y usurpa en las mentes de los ignorantes la imagen real.

No es posible discutir contra quienes ni siquiera se atreven a conocer, a entrar en contacto directo, sin mediaciones, sin intérpretes. No podemos caer en el error de procurar entrar en diálogo con quienes ni aún dialogan, sólo creen, śolo ponen fe o no en lo que se les cuenta, sin ponerse a buscar por sí mismos el conocimiento real. Una de las cosas que Marx escribió es que la religión (o sea, la fe sin reflexión) es el opio del pueblo: y eso mismo están poniendo de relieve los que reaccionan a base de mucha intolerancia y poca racionalidad cada vez que oyen la palabra “comunismo” o “marxismo”.

Marx hizo también, cuando supo que muchos que se donominaban seguidores suyos se habían puesto la denominación de “marxistas”, un comentario sorprendente y mucho menos conocido: “¡Yo no soy marxista!”. A diferencia de quienes tanto le odian sin conocerle, él jamás quiso dejarse llevar por “ismos”, por fes, por creencias, sino que hasta el último de sus días trató de conocer de cerca los temas sobre los que reflexionaba para someterlos al juicio estricto de la razón, sin convencionalismos, sin ideas preconcebidas, sin principios sagrados e incuestionables. Y esto ya es mucho más que lo que casi cualquiera de sus antagonistas es capaz de hacer.

Libertad, iniciativa, mercado, propiedad, incluso democracia, todos estos conceptos, en boca de quienes jamás han dedicado mucho más que 10 segundos a leer los escritos de aquellos que tanto critican, no son conceptos, sino principios, o más en concreto: valores sagrados que hay que defender apasionadamente, sin ni aún ponerse a reflexionar sobre su sentido y su verdadera aplicación en la realidad. Estas personas y estos grupos ya hace mucho que suplantaron el conocimiento de la realidad por sus propios principios incuestionables e idealizados.

El 20% de la humanidad dispone del 80% de los recursos del planeta, y el 20% más pobre apenas cuenta con el 1,4%. Hace 40 años las proporciones eran del 60% de los recursos y del 2,8%, o sea, bastante menores, y aún lo eran menos a medida que nos remontamos en el tiempo, a medida que vamos hacia los inicios del capitalismo o, como estos “creyentes” prefieren decir, del “sistema de mercado”. El tiempo, bajo el capitalismo, o bajo la hegemonía del libre mercado, multiplica la desigualdad y vuelve más difícil la situación de los que menos tienen. Ésta es la realidad, más allá de los principios, de las verdades indiscutibles de los que siguen echándole flores al mercado y a la libre empresa: realidad reconocida incluso por los dirigentes de los principales organismos económicos y sociales internacionales. Y, que yo sepa (y sé de qué hablo, soy economista) apenas Marx y un puñado más de analistas han sido los únicos capaces de asegurar que esto iba a pasar.

Y ha pasado … y seguirá pasando, se pongan como se pongan los defensores de la libertad y aduladores del mercado, para quienes la sola mención de “Marx” parece generarles urticaria.

Saludos, Sr. Jordi Sevilla.

Juan

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG

Logotipo de Blogestudio