Cuando uno solo, no puede.

Escrito a las 10:15 am

Hay cosas que uno solo, no puede hacer. Otras, en las que aún pudiendo, salen mejor si se hacen entre varios. Cada vez más, los retos cruciales a los que tenemos que hacer frente como sociedad son del tipo, “uno solo no puede”. Ni un pais solo, ni una administración sola, ni un partido solo, ni mucho menos, una persona sola, pueden abordar la crisis mundial, el cambio climático, la amenaza de las “identidades asesinas” o los problemas del envejecimiento. Entonces, hay que sustituir la épica del “nosotros contra ellos” por la eficacia del “juntos podemos”.

Los problemas no son de izquierdas ni de derechas, si queremos seguir haciendo uso de esa antigua división. Como mucho, algunos de ellos, admiten soluciones de derecha o de izquierda. La cuestión es que hoy en día, la mayoría de problemas importantes que tenemos que abordar están fuera de la antigua categoria. Están, en expresión de Giddens, “más allá de la izquierda y la derecha”.

Así, en la sociedad posmoderna en que vivimos, uno puede estar de acuerdo en subir impuestos a los que más tienen y, a la vez, discrepar de como se ha regulado el aborto en la nueva ley. O puede ser creyente y estar en contra de las ingerencias políticas de la jerarquía católica. O militar en el sindicalismo progresista y creer que las uniones entre personas del mismo sexo tienen que regularse, pero no llamarse matrimonio. O defender la energía nuclear y un impuesto sobre los grandes patrimonios. O sentirse´de derechas pero defender la ley de la memoria histórica. 

El cambio climático, la incorporación efectiva de la mujer a la vida laboral, social y política, los problemas derivados del envejecimiento de la población, las dificultades de la educación, la lucha contra la violencia de género o cómo mejorar el funcionamiento de la Justicia son ejemplos de asuntos transversales que, a menudo, se acuerdan entre partidos. Incluso muchas de las medidas para hacer frente a la actual crisis económicas se han aprobado en nuestro Parlamento con el apoyo de los dos principales partidos de nuestro país.

¿Por qué, entonces, los líderes y estrategas electorales de uno y otro, en lugar de profundizar en lo común, en lo que nos une, en lo que nos necesitamos, sólo destacan la diferencia, la confrontación, la descalificación, las dos opciones como radicalmente incompatibles?

Además, incluso en muchas de aquellas cuestiones que si marcan una diferencia entre ambas ideologías, se establece una continuidad clara entre las acciones gubernamentales de unos y otros. Así, por ejemplo, el PP cuando gobernó, no modificó la ley del aborto, ni el PSOE actual ha revocado el Concordato con la Iglesia Católica.

Se puede decir, por tanto, que existe un amplio territorio de acuerdo y continuidad entre ambas opciones como, por otra parte, corresponde a una sociedad democrática madura que aborda problemas nuevos.  que no encuentran recetas en ningún catecismo político anterior.

 No es verdad, por tanto, que la cultura del acuerdo, del consenso, del esforzarse por encontrar soluciones conjuntas, sea algo, en España. sólo de la transición que un sistema democrático madura tenga que abandonar. La pasada legislatura, por ejemplo, salvo el encontronazo catalán, se pactaron todas las demás reformas estatutarias y se dijo que no, conjuntamente al delirante Plan Ibarretxe. Y, ahora, se esta abordando la pandemia de gripe A, aunando esfuerzos entre administraciones y partidos.

Quienes reclamamos generalizar no solo esa práctica, sino, sobre todo, ese discurso político para los grandes asuntos, no hablamos, pues, de quimeras, ni somos idealistas ingenuos. Simplemente queremos generalizar lo positivo de lo que ya estamos haciendo hoy, aunque, al parecer, de tapadillo.

Y, desde luego, que no todos pensamos lo mismo sobre todas las cosas (ni dentro de un mismo partido), ni el consenso se puede extender como método, de forma obligatoria a todos los asuntos. Pero fortalecer lo común para enmarcar las diferencias nos haría mejorar la eficiencia de las soluciones políticas a los problemas reales, a la vez que, creo, daría una mejor respuesta a lo que la mayoría de los ciudadanos piden al sistema político: que ofrezcan más y mejores soluciones así como menos espectáculos berlusconianos (soy el mejor etc).

En sociedades complejas como las nuestras, la gobernanza inteligente consiste en ser capaz de aunar esfuerzos distintos y hacerlos trabajar en la misma dirección común. Tanto a escala del G-20, como de un pais plural y diverso como España. Y tanto entre fuerzas políticas como entre ellas y la sociedad civil, que es mucho más que los interlocutores sociales habituales.

Por favor, rebajemos decibelios en nuestras declaraciones públicas y dejemos durante tres meses ( o seis) de utilizar críticas que sirven tanto para unos como para otros (no tienen liderazgo, arruinan a España, están solos, proponen disparates etc) pues son como esas calorías vacias que engordan sin aportar nutrientes. Algunos preferimos una alimentación sana que no engorde y nos ayude a vivir mejor. La mayoría, creo.

19 comentarios

001
Agustin Albiol
21.09.2009 a las 12:42 Enlace Permanente

El problema que tu planteas, Jordi, es crucial, y más en los momentos que estamos viviendo de fuerte crisis economica internacional, la cual es además especialmente dura en España.
Se le atribuye a Churchil aquello de que la diferencia entre un politico y un estadista es que el primero mira hacia las proximas elecciones y el segundo hacia la proximas generaciones.
En estos momentos, por desgracia es lo que estamos viendo en España. Ambos partidos mayoritarios están enfrascados en sus estrategias cara a las proximas elecciones, pero ¿y despues que?.
Hoy sin duda hace falta un gran pacto entre todos los partidos, los sindicatos, las organizaciones empresariales,…es decir todo el entramado economica para plantear una alternativa a la situación economica a medio plazo. Y si no es así, creo que nos vienen tiempos muy dificiles, y una situación de estancamiento ” a la japones”, o sea una decada por delante totalmente perdida.
No puede haber recuperación economica con cuatro o más millones de parados. Por nuestra estructura economica, muy dependiente del sector de la contrucción (totalmente destrozado), y el consumo interno, es imposible que haya crecimiento, y sobre todo creación de empleo a corto plazo, y, evidentemente, si no hay creación de empleo, no hay consumo, y la crisis se retroalimenta.
La situación es mucho más grave de lo que se nos dice. Puede que dentro de un año tengamos raquiticos crecimientos del PIB, y este sea unas decimas positivo, pero eso no crea empleo.
Es evidente que tenemos que cambiar de modelo productivo. Pero ¿puede hacerse eso sin contar con todos?. Esa es la cuestión.
Mientras tanto hay que buscar soluciones temporales que alivien al maltrecho sector inmobiliario. Algunas ideas podría aportar al respecto, pero lo dejaremos para otro dia. Si conseguimos reactivar minimamente este sector, si que veremos reducirse el desempleo, y nuestro crecimiento, aunque no sea del todo sano, por lo menos será algo más real, y nos permitirá sortear la situación hasta que el nuevo modelo economico, que ahora se diseña, pueda estar plenamente operativo.
Seamos realistas, cambiar de modelo cuesta una decada, y no podemos permitirnos estar una decada con más de cuatro millones de parados, por lo que representa de coste economico y de destrucción de miles de ilusiones de personas que hoy ocupan las listas del desempleo.

002
Ruben
21.09.2009 a las 15:10 Enlace Permanente

Completamente de acuerdo Sr.Sevilla, pero permitame puntualizar. Tan lícito es ser de derechas como de izquierdas dentro del marco constitucional. Son proyectos diferentes, aporías, liberales y socialdmocratas, salpicados con tintes nacionalistas o unionistas, (seguro que me dejo muchos mas) materialistas, anarcos etc. etc. Es lícito ser liberal y dejar que el mas “listo” en el mejor de los casos o el menos escrupuloso en el peor saquen rentabilidad de sus posturas, o desgraciadamente, dejarle en el otro peor de los casos, que donde la Sociedad no me pueda cubrir o el gobierno, por lo menos dejeme o no me coarte la libertad de defenderme a mi mismo.

Personalmente creo que la sociedad solidaria es capaz de llegar mas lejos que la liberal, pero es solo una opinión personal, de la misma manera que creo que a nadie se le podría obligar a ser solidario, al menos hasta el borde de la desestructuración social, como defendia creo Rousseasu, que decía que viendo los castillos de Francia se entiende la revolución Francesa. Ciertamente uno no puede vivir en la pomposidad rodeado de la miseria, porque la miseria te acaba engullendo.

Paradojicamente como muy bien apunta Ud. mientras los dos púgiles mayoritarios, entran en el paradigma dualista, se apropian del escenario del cuadrilatero, propiciando el pensamiento condicionado; mientras tu y yo nos peleamos acaparamos la atención y queda diluida las otras voces. Tenga en cuenta el desliz del Sr Zapatero cuando le pillaron off de Record que habia que incrementar el grado de crispación, en una entrevista con su amigo Iñaki Gabilondo.

Saludos Cordiales Sr Sevilla

003
Fertxu Serrano
21.09.2009 a las 17:59 Enlace Permanente

Buenas compañero!

Soy militante del partido, la verdad es que estoy totalmente de acuerdo con su entrada del blog, hay que buscar consenso en los grandes temas que afectan de manera crucial a España.
La crisis económica que estamos viviendo es de tal embergadura que requeriria el consenso entre Gobierno y oposición, es hora de dejar el calculo electoral y en ansia de poder y solucionar lo que mas afecta a los ciudadanos.
un saludo.

004
Paco
21.09.2009 a las 19:24 Enlace Permanente

Estando de acuerdo en el meollo quisiera incorporar un par de réplicas:
La fórmula electoral que utilizamos (4 años, D´Hont…) nos aboca casi irremediablemente a un bipartidismo y por ende a una polarización de las opiniones y de la forma de expresarlas. No caben los matices, por si eso me quita un porcentage determinado de votos, hay que ir a lo simple y en muchos casos a las simplezas.
Por otro lado la Gobernanza Inteligente, me temo que seguirá pasando por el filtro de los peligrosos intereses económicos y de Poder que lo hacen, desde mi punto de vista, algo útopico.

005
enric doménech
21.09.2009 a las 20:56 Enlace Permanente

Buenas noches, Jordi, a veces lo que a uno le parece evidente, no lo es tanto para el resto de personas.
El siguiente enlace (link), que imagino conoces: (Global Europe Anticipation Bulletin) http://www.leap2020.eu/El-GEAB-N-37-esta-disponible!-Crisis-sistemica-global-en-pos-de-la-recuperacion-imposible_a3801.html , viene a definir un escenario en el marco del futuro próximo, muy preocupante, y ello, a pesar de los múltiples llamamientos que desde este ‘Grupo’ se han realizado; algunos de ellos, a la desesperada ante las convocatorias del G-20.
¿Porqué una sociedad se empeña en cerrar los ojos, y no querer ver el precipicio? Es esto una negación de la realidad, que más bien se adapta a una reacción humana de no quere ver lo evidente. – que la vida es breve, que la vida es quebradiza y frágil, – solo que en este caso, nuestros gobernantes, parece que o bien ellos no son lo suficientemente maduros, o creen que sus ciudadanos, no lo son.
Ante un paciente con una enfermedad muy avanzada, ¿qué debemos de hacer? ¿Explicarle claramente la gravedad de su situación, y el margen de maniobra de que se dispone para su curación? o ¿mandarle a casa, diciéndole que sentirá molestias?, o es que no se han puesto de acuerdo los distintos departamentos sanitarios, para atajar de forma multidisciplinar la enfermedad: psicológica, social, medicinal, y terapeúticamente.

Esta labor desde varios frentes es lo que siento en falta.

Sin acritud. Sin dobles lenguajes. Sin hipocresía. Con valentía. Con claridad. Con confianza. Con compromiso.

Un fuerte abrazo, desde Xàbia

enric doménech

006
la primera fuente
21.09.2009 a las 23:45 Enlace Permanente

Coincido en la reflexión sobre este artículo. Yo opino además que la democracia española exige hacerse más participativa, emprender proyectos comunes al margen de la propia política, emprender proyectos que trasmitan su valor por sí mismo y que por ello impliquen al mayor número de personas para asegurar su éxito.

El problema es que nuestro sistema político en la mayoría de las ocasiones se nutre de la confrontación y la arbitrariedad y como poder absoluto no pide ni exige a la sociedad un cambio de unión en las formas.
Es la sociedad la que a través de su expresión puede generar un cambio utilizando los medios de comunicación como nexo común, huyendo de estructuras jerarquizadas y favoreciendo respuestas directas y transformadoras.

Yo opino que los partidos políticos con el tiempo van a ser devorados por el poder de la comunicación. Y del mismo modo, y subsidiariamente, los medios de comunicación aprovechando la oportunidad cada vez se parecerán más a un partido político.

007
Iuvenalis
22.09.2009 a las 00:30 Enlace Permanente

Buenas noches, señor Sevilla. Estoy de acuerdo con usted y me gusta su planteamiento positivo y de consenso. Esos temas que plantea como la educación, las leyes electorales, y otros, deben estar como dice por encima de quien gobierne. Pero, usted plantea concordia y yo creo que si dos tienen intención de entenderse les puede salir mal y que no se entiendan, pero si uno de los dos no tiene intención de llegar a un acuerdo, entonces me parece una pérdida de tiempo. ¿Cree que Rodríguez Zapatero estaría dispuesto a llegar a un acuerdo con el PP sobre los temas que usted plantea? Es una interrogación retórica, claro.
De todas maneras, las buenas intenciones no dan de comer, y creo que su opinión sobre los temas que preocupan a los españoles podría ayudar.
Un saludo.

008
PacoM
22.09.2009 a las 20:50 Enlace Permanente

Es evidente que cada día que pasa se confirma tu comentario de que la forma de hacer política ha cambiado.
Si los hay que se empeñan en dividir porque marcando distancias se vive mejor, la única opción reside en exigir a nuestros dos partidos mayoritarios que “inviertan” en educación. Mientras no seamos capaces de pensar por encima de banderas o emblemas y sepamos diferenciar entre mensajes sectarios y lemas interesados no tendremos arreglo.
Ibarretxe lo hizo durante diez años y al final ha conseguido un imposible. Confiemos que los intereses de otros no destrocen un acuerdo que parece empieza a dar frutos.
En Galicia se intentó con la complacencia de demasiados y al final se quedaron sin tortilla.
En Cataluña la cosa está mas complicado como ya avisaba Carod Rovira cuando el Plan Ibarretxe: “si se escandalizan con esto, que se preparen para lo que les espera en Cataluña”. ¿Cuánto tiempo es necesario para cambiar y hacer una política sin enfrentamientos?
Por mucho que duela el comentario de Diaz Ferrán, todos tenemos claro dónde reside el problema. Y es que para asumir responsabilidades hay que quemar etapas. No puede ser Consejero Delegado de una empresa importante quien no ha acreditado mediante su curriculum ni la experiencia ni la preparación exigida.
Y ahora nos toca sufrir, y mucho, durante demasiados años, porque este error es demasiado importante para analizarlo livianamente.
¿Por qué será que no vemos ni lo más evidente?

009
Óscar
22.09.2009 a las 21:26 Enlace Permanente

Una muy buena reflexión, totalmente de acuerdo.

010
anibal
22.09.2009 a las 23:37 Enlace Permanente

De acuerdo Pero qué podemos hacer si en el poder se instala una secta cuyos planteamientos son exactamente los contrarios a los que vd. describe y por si fuera poco gran parte de la oposición es muy parecida. Y además la corrupción se ha extendido por los grandes partidos. ¿que podemos hacer?

011
Julio
22.09.2009 a las 23:58 Enlace Permanente

La tendencia es al bipartidismo, pero a costa de que los “diferentes” no estemos representados en ningún lugar. Y por ello, a que una parte importante de la sociedad “pase” de la política porque cree que no encuentra representantes válidos.
Las diferencias, los partidos minoritarios, que tantas veces son odiados, cumplen una misión fundamental, la de dar sentido plurar y participativo a más parte de la sociedad y por ello, a que sea mejor el sistema.

Ahora por ejemplo, sería muy interesante tener a un partido bisagra o incluso a nacionalismos ajenos a los dos grandes (PNV y CIU) que ejercieran de contrapeso.
Pero claro, con calidad y no con demagogia. Con respeto y responsabilidad y no con oportunismo. Sé que es complicado, pero si no ampliamos el sentido de “lo político”, la sociedad irá escapando de la participación y perderemos todos.

012
Agua
23.09.2009 a las 09:14 Enlace Permanente

Este es uno de esos posts en los que da apuro decir algo porque todo lo que puedo decir es que lo entiendo y lo comparto profundamente.

Se resume en pocas líneas mi opinión, y la suya en un post, pero los que lo entendemos sabemos cuántos pensamientos y hasta sufrimientos hay detrás de ello.

013
andres
23.09.2009 a las 17:48 Enlace Permanente

Otra vez mas,muy bueno,muy coherente y muy logico su articulo.

Mire Sr Sevilla lo que pasa es que unos,en este caso el PP,durante el verano se han escondido en la trampa de las escuchas.Es poco serio,es poco riguroso que una Abogada del Estado,en excedencia,plantee cuestiones que afectan al propio ser del Estado….y entonces uno pierde la poca fe que tiene en sus politicos.
Mientras los otros-El Psoe-,Sr Sevilla,nos tienen engatusados con las reuniones entre los agentes sociales,sindicatos-empresarios,sin que al pueblo corriente no le llegue mas que la ruptura,unos dias antes de irse tododios de vacaciones,para reunadarlas mas tarde con una filipica de si los empresarios caidos eran de carton piedra y otras lindezas.

Entonces y solo entonces Sr Sevilla,uno se cuestiona que clase politica tenemos y sobre todo,estamos financiando con nuestros impuestos,tanto a nivel estatal como autonomico

y Entonces y solo entonces Sr Sevilla,uno se da cuenta que cuando hablamos de productividad miramos a la lejana Alemania y a la mas cerca Francia y hasta la Italia y nos damos cuenta cuan lejos estamos de estos paises

Y ojala Sr Sevilla que en la discusion de los Presupuestos Grales TODOS los politicos que nos representan a nivel nacional,PP y Psoe den muestra de cordura y que POR FIN se han dado cuenta que no tienen mas tiempo que perder y si de ACTUAR.

Saludos cordiales

014
CitizenPepe
24.09.2009 a las 19:07 Enlace Permanente

No se si escribe Vd. en alusión a un comentario mío a su anterior post del pasado martes 8 de septiembre (imagino que no). En todo caso me he sentido aludido y respondido en parte.

Sin embargo, mi análisis de este problema o vicio de nuestra democracia (y de todas, en general) que es el discurso negativo y el ataque sistemático a la postura del otro, en realidad, considero yo que se trata de un vicio inducido por una ineficaz administración política. Existen vicios del sistema que fomentan el enconamiento y la pugna en negativo (me remito a mi anterior comentario para en el que amplío el análisis y definición de este problema).

Para decirlo en pocas palabras, describe Vd. muy bien la hiper-complejidad de nuestro sistema social de hoy en día ¿Se dan cuenta, empero, Vd y los lectores, que estamos gestionando este babel esencialmente con el mismo sistema de las polis griegas, el voto a mano alzada? Ahí reside gran parte del problema.

Y si consideramos los efectos perniciosos de la democracia representativa, podríamos hasta decir que nuestros actuales sistemas son manifiestamente peores (desde el punto de vista operativo y político) que las asambleas atenientes.

Hay pues una buena noticia agazapada en mi crítica: el vicio innato de la democracia moderna es estructural, no depende de los individuos, es por lo tanto mejorable de manera objetiva. Avancemos en pos de sistemas más representativos, más flexibles, más abiertos y que dejen más poder al ciudadano y den pie a un mayor consenso. Ensayemos, investiguemos, en el seno de nuestra sociedad, en los ayuntamientos, en determinadas juntas de gobierno, allí donde sus miembros se presten a ello.

Si estudiamos un poco aquellas democracias que nos aventajan, veremos que, en ellas se ha instalado (muchas veces tácitamente) toda una suerte de mecanismos de consenso y de control ciudadano, de los que nosotros carecemos: el profuso recurso de Suiza al plebiscito para las más peregrinas cuestiones, el mayor control ciudadano sobre el funcionario en Suiza y países escandinavos, la menor o nula tasa de clientelismo de sus administraciones…Todos estos ejemplos son mecanismos implantados, y reconocidos por todos aquellos ciudadanos, por lo que no tienen que hacer el menor esfuerzo por someterse a ellos, pues se trata de meros protocolos socialmente aceptados y que no amenazan la integridad de sus propias opiniones políticas o sentimientos respecto de una gran mayoría de cuestiones administrativas, políticas y sociales.

015
CitizenPepe
24.09.2009 a las 19:15 Enlace Permanente

Releo y creo que me queda ésto por añadir: sumando ideas (las suyas y las mías) en vez de implorar voluntariosamente un cambio de actitudes individuales, resultaría más positivo propiciar un cambio colectivo, modificando todo aquello que fomenta el enfrentamiento insolidario y el liderazgo negativo y sin empatía que imperan hoy en el seno de nuestra democracia.

016
anibal
24.09.2009 a las 22:34 Enlace Permanente

Los senadores socialistas y populares se han puesto de acuerdo en algo. No sean ingenuos,no se feliciten, salvo que sean como ellos. En lo que se han puesto de acuerdo es en que se pueden seguir celebrando “fiestas” donde miles de energúmenos se divierten torturando animale mediante variados procedimientos como quemarles los cuernos cuando están vivos,molerlos a palos o sacarles los ojos “por accidente”.
Nadie se atreve a cuestionar la llamada fiesta de los toros porque esos son muchos votos, pero ni siquiera las manifestaciones más salvajes de sadismo que practican una parte de los ciudadanos,si merecen tal calificativo, estan dispuestos a prohibir nuestros representantes. Como no les puedo insultar porque vdl lo censuraría, espero que me permitan que diga que siento asco de los que torturan animales y de los senadores socialistas(que manera de prostituir esa denominación y populares (idem de idem .

017
andres
25.09.2009 a las 14:09 Enlace Permanente

Estimado Citipen,

Me parece logico,hasta humano el querer compararnos con Suiza o con los paises nordicos o con Alemania y Francia—-jamas,jamas con la Italia de Silvio-pero claro cuando uno lee Millenium se da perfecta cuenta,cuantos años nos llevan las familias suecas que hicieron industria desde siempre,mientras aqui seguiamos agarrados a las lecciones del Lazarillo de Tormes.

Nuestro proceso,despues de 40 años de dictadura,con una democracia que ademas los ultimos años se engacho al negocio facil del ladrillo aun tiene mucho,muchisimo que madurar.

Saludos cordiales

018
JONAS
26.09.2009 a las 14:52 Enlace Permanente

Acabo de oir a a la sra salgado que no se va a reducir la inversión pública, pero que en lugar de hacerla los ministerios la van a hacer a través de entes para no superar el límite de gastos no financiero del estado. Ha dicho la verdad, pero es de tebeo, primero se fija un límite que nadie nos obliga a fijar, como no pueden cumplirlo hacen aportaciones de capital que no computan en ese límite a un entes que se lo gastan en inversiones y también en sueldos de lujo para políticos retirados, amiguetes y militantes del psoe, claro de los sumisos..Pero ahora tenemos más transparencia, la sra Salgado va y nos lo cuenta. Es una torpeza, pero el problema no es esta torpeza el problema es que alguien tan torpe no puede dirigir la economía española o llegaremos a los seis millones de parados

019
Maribel Ortuño
07.10.2009 a las 09:52 Enlace Permanente

ANIMO Jordi, queremos personas como tu en politica. Necesitamos un nuevo orden e todos los sentidos. Los pliticos deben de ser gestores de la situación y no caciques presidencialistas de los reinos de taifas.

un saludo, Maribel Ortuño es Economista y Licenciada en Derecho.

P.D.: Todo es posible si le ponemos el empeño necesario para conseguirlo….

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG

Logotipo de Blogestudio