Cuidado con inventar un INI bancario, publicado en Mercados de El Mundo

Escrito a las 11:24 am

Hay que ver lo que nos está costando a los contribuyentes el pasado festín desregulador de los mercados financieros internacionales.Todavía desconocemos los efectos totales que tendrá sobre el sistema financiero la depreciación continuada de activos, como los inmobiliarios, que soportaban créditos arriesgados concedidos cuando eso parecía no importar tanto. La conversión de activos buenos en tóxicos aún no ha concluido, la epidemia continúa y con ella, los riesgos de contagio. Todo apunta, por tanto, a que seguiremos hablando de ayudas, banca y crédito durante mucho tiempo.

Pese a los apoyos concedidos, los bancos siguen gripados en la concesión de crédito nuevo, tan necesario para combatir la recesión.La suma de ambos hechos -dinero público que no revierte al interés público- está llevando, en todo el mundo, a una preocupación creciente que incluye la exigencia de responsabilidades morales a los gestores de los bancos.

Me ha llamado la atención la libertad con la que el nuevo secretario del Tesoro americano acaba de acusar a su banca de estar remando en contra de la recuperación económica con su política restrictiva en la concesión de créditos. O cómo se les ha sacado los colores a los dueños del antiguo universo financiero en su comparecencia, esta semana, en un Comité del Senado. De igual manera, sorprende el mea culpa colectivo y el perdón que, de manera individual, han pedido los máximos responsables de los bancos ingleses en su reciente comparecencia parlamentaria, por sus errores y su codicia que han precipitado la crisis económica.

Este ejercicio de catarsis moral relativa puede ser algo más que un tirón de orejas. Podemos aprender. Muchos banqueros han señalado al esquema de incentivos que ligaba la remuneración de los ejecutivos con la valoración en Bolsa de las acciones de su entidad, como perverso, al llevarles a adoptar decisiones que han resultado catastróficas. Igualmente, que empresas prestadoras de servicios públicos esenciales no puedan priorizar exclusivamente los intereses de sus accionistas frente a los de sus usuarios cuando, a menudo, entran en contradicción. Por ahí debería ir, también, esa refundación del capitalismo de la que ya no se habla, aunque siga siendo necesaria: exigir a las entidades financieras unos compromisos de responsabilidad social obligatorios y forzar a quien no tiene accionistas, como las cajas de ahorros, a que en ello se vea una diferencia ventajosa perceptible para la sociedad.

Hay que constatar, además, cómo crece en todo el mundo la presión sobre los bancos para que concedan créditos a la economía real en cuantía superior a la actual y el convencimiento de que para conseguirlo hará falta algo más de lo mucho ya hecho. Así, la Administración americana vuelve a inyectar dinero a la banca por tercera vez, mientras en Europa se abre el debate sobre la creación de un banco malo donde colocar los activos tóxicos que lastran la capacidad de los bancos para cumplir sus obligaciones crediticias.

Si recuerdan, cuando estalló esta crisis financiera, los expertos y los gobiernos se debatían entre dos opciones: comprar activos a la banca para inyectarles liquidez o comprar capital (nacionalizando) para inyectar solvencia. De lo primero se fue pasando a lo segundo, y ahora que muchos bancos son públicos o tienen una participación pública importante, se constata que no es suficiente para recuperar los circuitos del crédito con el vigor necesario. Entre otras cosas porque, a pesar de las modificaciones aprobadas en las normas contables, muchos bancos, con independencia de su propiedad, siguen teniendo un exceso de activos fallidos que son plomo en las alas para la expansión del crédito nuevo. Ahí es donde se plantea la conveniencia de liberarles de esos activos tocados, concentrándolos en una entidad que sea una especie de basurero más o menos temporal, convencidos de que desprendidos de sus activos malos, los bancos recuperarían una capacidad mayor para conceder créditos.

La idea de crear un banco malo para reconvertir en buenos a los demás, sigue la experiencia sueca de los años 90. Pero en Suecia, la compra de activos tóxicos y su colocación en una entidad pública llamada Secorum, que luego recuperó una parte importante de los recursos vendiendo esos activos cuando los mercados se recuperaron, se acompañó de una nacionalización de los bancos que entraban en el esquema. Es decir, se socializaba la pérdida junto con la propiedad. Si lo que se plantea ahora en Europa es concentrar los activos fallidos en un único ente público para limpiar de rémoras los balances de la banca privada, estaríamos reinventando el peor INI del franquismo, aquel que privatizaba beneficios gracias a que socializaba pérdidas.

En la reunión del Ecofin de esta semana que discutió la propuesta de la Comisión sobre el asunto, se analizaron, además, los problemas de valoración transparente de los activos tóxicos, los de la competencia desleal por ayudas públicas que se provocaría con los bancos que no entraran en el mecanismo y los de aquellos países que ya han nacionalizado los bancos en mala situación inyectándoles dinero por la compra de todos sus activos y que, ahora, deberían poner dinero público adicional para hacerse con una parte de esos activos que, siendo los peores, serían comprados dos veces con cargo a los contribuyentes.

Es útil no tener frenos ideológicos para luchar contra la mayor crisis en muchos años. Pero la recuperación del mercado de crédito a la economía real por parte de los bancos tampoco puede hacerse mediante barra libre con cargo a los presupuestos. Porque la deuda, aunque sea pública, también hay que pagarla. En esa dirección, hay quien ha sugerido lo contrario: que se cree con dinero público un banco bueno que compre los activos sanos y conceda créditos y deje los tóxicos a quienes han sido el origen del problema.Como se ve, tendremos que recurrir a otros mecanismos para conseguir que la banca mundial conceda más créditos para crear empleo.¡Menos mal que en España no necesitamos nada de esto, sino sólo despedir más barato!

4 comentarios

001
bitdrain
16.02.2009 a las 11:58 Enlace Permanente

Genial la ultima frase exclamativa :)

Yo realmente no salgo de mi asombro con lo que esta sucediendo en la politica publica y la traicion a la ciudadania que se esta realizando en algunos lugares, para salvar entidades bancarias muertas hace tiempo.

Muestra de que los Gobiernos realmente no gobiernan sino que reman a la deriva entre la opinion publica (medios audiovisuales creadores de opinion) y la dependencia vital de las entidades financieras. Parece que urge un banco publico para abrir el credito…

002
Alex G. I.
16.02.2009 a las 14:56 Enlace Permanente

“Hay que ver lo que nos está costando a los contribuyentes el pasado festín desregulador de los mercados financieros internacionales.”

No estoy capacitado para discutir de economía contigo, pero me llama la atención que muchos economistas estén hablando de una supuesta desregulación cuando leo que Gary Becker dice: “The major deregulation movement of the past 100 years started with the Ford and Carter administrations in the 1970s, and continued through the Reagan years. This movement came to an end with the passage of the Americans with Disabilities Act of 1990 under the administration of George W. Bush. Since then some sectors, such as labor markets and product safety, have been regulated much more extensively, while others, including commercial and investment banking, have had no further declines in the extent of regulation.”

O que Walter E. Williams, de la George Mason University da estos datos: “The Federal Register, which lists new regulations, annually averaged 72,844 pages between 1977 and 1980. During the Reagan years, the average fell to 54,335. During the Bush I years, they rose to 59,527, to 71,590 during the Clinton years and rose to a record of 75,526 during the Bush II years.

Employees in government regulatory agencies grew from 146,139 in 1980 to 238,351 in 2007, a 63 percent increase. In the banking and finance industries, regulatory spending between 1980 and 2007 almost tripled, rising from $725 million to $2.07 billion.”

¿No es una cosa que bajaran demasiado los tipos de interés (cosa que es cierta), y otra diferente que existiera desregulación (cosa que parece no serlo, sino que se utiliza como excusa para justificar el intervencionismo)?

Un saludo.

003
magda
17.02.2009 a las 11:24 Enlace Permanente

Hay una frase que nos derrumba a los que todavía nos queda algo de vergüenza que se da en los metros y en lugares donde la voz de la persona que habla nos taladra y nos deja practicamente como tristes esculturas de vagón de metro.-”Es preferible pedir, que robar”-.
¿Tiene esta frase algún parecido a lo que la banca ha hecho con nosotros?.
Ahora, piden porque robar ya han robado, y desde luego ya saben la experiencia de ello .
La diferencia del que pide en la calle, el indigente se queda con las ganas de recibir, y al banco se le concede su pedido.
Un saludo

004
enric doménech
17.02.2009 a las 12:44 Enlace Permanente

Buenos y frescos días, Jordi,
Muchas veces hemos oído aquello de … tengo a medias mi casa. ¿con quien? Pues con el banco, ¿con quien sino?, o lo otro de … me he casado. Primero con el banco, y luego con mi esposa. O sea, primero la boda civil, y luego la tal vez religiosa. La primera, tiene fecha mínima, 20, 25, 30, o hasta 45 años. La segunda, no se sabe, si semanas, años, o…

Después de derivar casi toda la capacidad de ahorro a la adquisición de activos bancarios, como son la inversión en bienes inmobiliarios (pisos, casa, garajes, trasteros,…), que son y serán ‘quasi’ propietarios de estos las entidades financieras. ¿Qué activos quieren además que asumamos los ciudadanos?
¿No es suficiente con la deuda autonómica? ¿En cuanto además estamos endeudados por ejemplo los valencianos? ¿En 1.500 euros, en 2.500 euros, en 3.000 euros, en 6.000 euros, en ……..?
Si la capacidad que exige el código civil a un buen padre de familia en la gestión del patrimonio, la aplicamos a algunas administraciones, por no hablar de alguna entidad financiera, o…. SUSPENSO SEGURO.

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG

Logotipo de Blogestudio