EL VALOR DEL EMPATE EN POLITICA

Escrito a las 12:52 pm

Si hay algo apolillado y rancio, es seguir considerando a la política como la continuación de la guerra por otros medios. Algo que solo se puede ganar o perder. Así han pensado los teóricos del autoritarismo y sus tristes acólitos actuales como Aznar. En democracia, la búsqueda del empate, es decir, del acuerdo, del consenso, de lo que une, es esencial. Cuando unos políticos ganan sobre otros, la mitad de los ciudadanos pierden. Solo cuando empatan, ganamos todos.

No me quiero poner pedante, pero creedme, en teoría política esto está muy demostrado. Cuando no hay democracia, ni las sociedades están equilibradas, cuando las divisiones son profundas y las diferencias abismales, entonces la confrontación es la única manera de resolver los conflictos de la convivencia. Y mejor por medios políticos aunque autoritarios, que por la violencia.

Pero precisamente el gran salto que representa los ideales de la Declaración de Independencia Americana o los de libertad, igualdad y fraternidad de la revolución francesa es la concepción de que el ser humano es racional, autónomo y puede tomar sus decisiones sin estar obligado por las tradiciones ni por la religión. Puede conocer sus intereses, defenderlos y hablar, pactar, negociar y acordar con los otros seres humanos. La democracia universal es el único sistema político que se basa en estos principios y en la razón dialogada. Y ello introduce un cambio radical en la manera de entender la política como procedimiento para llegar a acuerdos y para contener los desacuerdos dentro de un marco razonable de convivencia.

Lo he dicho muchas veces: la gracia de la democracia es que nos permite vivir juntos y colaborar a gente que no pensamos lo mismo sobre todas las cosas. Y que no queremos vencer sobre quienes no piensan con nosotros sino, como mucho, convencer. Ello es así cada vez más porque las diferencias y los abismos sociales y culturales se van reduciendo y las distancias se estrechan. Cuando una sociedad tiene en común su marco legal, su Constitución y los procedimientos para cambiarlos, es tanto lo que les une que no pueden resolver sus diferencias en base a la confrontación guerracivilista sino mediante el diálogo, la búsqueda de consensos y el empate.

La estrategia del ganar en política significa que solo yo tengo razón, la verdad y la vida y que mi adversario, convertido en enemigo a abatir es dañino para la sociedad, aunque esa misma sociedad le haya apoyado de forma mayoritaria. Entonces tengo que crispar, mentir, engañar, manipular, dividir, confrontar para crear, de manera artificial, dos cuerpos radicalmente enfrentados en una guerra que solo se puede salir a ganar. Para ganar, hay que practicar fascismo en vez de democracia.

Llamar a eso liberalismo, es una ofensa para los liberales. Tener principios y defenderlos de manera firme es compatible con la democracia. ¡Como no! Quere imponerlos por los medios que sean, querer ganar a toda costa, querer abatir el adversario negandole el pan y la sal, como nos están proponiendo algunos, NO ES COMPATIBLE CON LA DEMOCRACIA. Con esos personajillos, la transición y la Constitución, que tanto diálogo, acuerdos y consenso necesitó, no hubiera sido posible. Quizá por ello, ya entonces, escribían articulos en prensa en contra de la Constitución. Algunos, no han cambiado tanto.

Hoy vence Obama, precisamente con un llamamiento a superar esas divisiones radicales que, en USA, ha protagonizado Bush de la mano del pensamiento neocon. La gente está harta de que convirtamos nuestras legítimas discrepancias en arguementos supremos de guerra y confrontación. Por favor, miren el telediario y lo que pasa en Somalia, el Congo o Afganistan. Y déjennos en paz. En democracia, el empate es lo mejor. Aunque el pensamiento predemocratico le llame a eso, de manera despreciativa, pasteleo. Más pasteles y menos insultos. Nos iría a todos mejor. Bueno, a todos no, sólo a la inmensa mayoría.  

11 comentarios

001
enric doménech
24.11.2008 a las 14:09 Enlace Permanente

Buenos días,
De nuevo con el sol, y el frío que templa los pensamientos, una vez más has descrito una realidad, meridiana, equilibrada, desde el sosiego, y desde el diálogo.

Leyéndote, me vino a la memoria a ‘señores políticos’ como Miquel Roca, Ernest Lluch, Gabriel Cisneros, Adolfo Suárez, Peces-Barba, …y no digo lo de señores desde el prisma machista, sino desde la alabanza bien entendida de haber seguido, leído, y estudiado a personas que demostraron un talante generoso, dialogante, negociador, y con voluntad de llegar a acuerdos.

Democráticamente, ellos fueron algunos de mis primeros ‘maestros’, de los que intenté aprender, leyéndoles en la prensa, y viendo los ‘telediarios’, las crónicas del Congreso (no recuerdo el nombre de ese magnífico personaje periodístico que nos hablaba tan pedagógicamente, de las crónicas del ‘diario de sesiones’, y nos hacía sentir sana envidia de la vida parlamentaria), o Parlamento, … ya se que podía parecer sesudo, y probablemente, muchos matices me pasaron desapercibidos, pero, la esencia calaba. Y hasta en los pequeños detalles, la empleaba. (Jamás me he peleado o llegado a las manos con NADIE).
Discrepé, debatí, dialogue, cedí, asentí, convencí, negocié, acordé. Y todavía lo hago.

Soy, como miles de españoles de una generación a salto de dos regímenes, y que desde los ojos de un niño con diez años, a la muerte del dictador, y en plena adolescencia con la transición democrática (sufriendo huelgas y manifestaciones, cuyo origen se perdía entre el eco de los altavoces, y gritos de ‘los mayores’), viví una crisis y otra crisis económica, pendiente de encontrar mi primer empleo, con el agravante, de estar esperando al agotamiento de las prórrogas de estudios, y a que te llamasen para realizar la ‘prestación social sustitutoria’, con vale del Corte Inglés, incluido.
La lucha, el adelante con todas nuestras fuerzas, y reivindicando la sociedad justa a la que aspiramos, sigo, como ayer, y espero, también mañana.
‘nunca perseguí la gloria,
Ni dejar en la menoria,
de los hombres, ….’ (A. Machado).

Gracias a mis profesores y profesoras, a los mejores y a los menos buenos. Y gracias a tod@s mis compañer@s en todos los cursos que he realizado. A tod@s les debo cómo soy, y quien soy.

Saludos de un riberenc a la Marina Alta,
Desde Xàbia

enric doménech

002
jorge
24.11.2008 a las 14:46 Enlace Permanente

Pues tenga cuidado, Sr. Sevilla, no vaya a ser que los votantes de los suburbios impolutos de Madrid y los liberales (a los que Rajoy invitó a dejar el partido) dejemos de votarles y se queden en el paro.

003
Geógrafo Subjetivo
24.11.2008 a las 17:21 Enlace Permanente

Aún estando de acuerdo en el fondo con lo que usted propone, creo que el exceso de consenso (democracia consenaualista de la que Austria fue el ejemplo) es una forma de que el juego de la mayoría y minoría pierda sentido y así todo el procedimiento democrático.

004
Agua
25.11.2008 a las 11:20 Enlace Permanente

Quizá el post suyo que más me ha gustado en tiempo.

Le ha faltado, si me permite la opinión, verse libre de alforjas, de nombres, de protagonistas concretos. Por coherencia y porque no merecen ser los protagonistas de la historia, sino que por el contrario, creo yo que lo merecen quienes la hacen por omisión, por templanza, por verdadero espíritu de “empate”.

Y aunque sobra decirlo, más que nada porque es el típico comentario que procuro no hacer porque no aporta nada, valga la excepción: muy de acuerdo con usted.

005
Tony
25.11.2008 a las 11:37 Enlace Permanente

Yo no sé lo que dicen los tratados de política, pero el día que ganó el señor Jose Luis Rodríguez Zapatero perdimos todos los Españoles …

006
MANUEL POMBAL
25.11.2008 a las 19:45 Enlace Permanente

De acuerdo con lo que usted aporta señor Sevilla. Y tanta razón que tiene. Mire, en mi pueblo, Mos(Pontevedra) de 15000 habitantes hay quién abusando del poder que le brinda la democracia, utiliza la voluntad de los vecinos para con ella rebelarse contra los mismos.

Le explico; un “señor” elegido en las filas del PSOE con el que formó gobierno, le compran su voluntad (que no la de sus votantes), se pasa al grupo de los “no adscritos”???? y gracias a su voto en una previsible moción de censura puede cambiar el color de un ayuntamiento. Todo ello auspiciado como he dicho con la compra de voluntades por parte de otros que tienen que ganar a toda costa.

Paradojas de la democracia que aún así permite esas cosas.

Aunque como usted, YO PREFIERO EMPATAR.

Un saludo socialista

007
José Luis Louzán
25.11.2008 a las 20:52 Enlace Permanente

Este que escribe justo antes que yo es un liberal de pura cepa, mas de centro-izquierda que de derechas… pero aun no lo sabe. Ya lo descubrira, no hay prisa…

Estando de acuerdo con parte de su discurso sr. Sevilla (que mal se me da esto de tratar de usted en un blog… en fin), hay partes donde la involución de la democracia como sistema y las perversiones del sistema salen a flote de un modo exagerado.

Dice usted que “Lo he dicho muchas veces: la gracia de la democracia es que nos permite vivir juntos y colaborar a gente que no pensamos lo mismo sobre todas las cosas”. Vale pero ¿de que “cosas” estamos hablando?. No es lo mismo debatir sobre el color de las paredes del Museo del Prado que sobre el precio del pan, o discutir que tipo es mas interesante para unos impuestos justos que sobre si es adecuado o no que se exhiban crucifijos en las aulas de los colegios. Unos temas y otros levantan unas y otras pasiones y las posturas pueden ser mas o menos irracionales a la hora de defender uno u otro criterio.

Tambien dice que ” Con esos personajillos, la transición y la Constitución, que tanto diálogo, acuerdos y consenso necesitó, no hubiera sido posible”. Cierto. Pero es que personajillos como este (ya sabemos cual) existian y participaron. Lo unico que hace que individuos como Giron de Velasco, por ejemplo, no tuviesen una participación crucial en la transición pasa por el miedo de algunos de los suyos a que ciertas concesiones a sus postuladfos ‘pudieran darles un poder dificil despues de gestionar. No fue “generosidad” no… fue miedo a crear monstruos mayores en la derecha, en vez de dejarlos encerrados en el bunker.

Por otra parte, me encantaría conocer su opinión sobre el hecho estadistico de que, a día de hoy, esa constitución monolitica que aquellos sabios del 78 nos dejaron sea unicamente la aprobada por unos 18 millones de españoles y no, como insisten en decir todos ustedes “la que nos dimos todos”. Yo tenia cuatro años y no podía votar y, como yo, unos 21 millones de españoles “grosso modo”.

Por otra parte enhorabuena por esta apuesta por la transparencia que significa este espacio, que visito por primera vez, por cierto, gracias a un miembro de la derecha (eso cree el) que lo enlaza en su blog. Paradogico asunto…

008
rompegar
25.11.2008 a las 21:00 Enlace Permanente

Compañero Jordi:
En democracia se gana o se pierde, no existe el empate, es la confrontacion dialectica de ideas lo que se vota, es la concepcion economica, es decir los social o lo privado lo que se vota, pero el empate si que puede exisitir, al menos en las sociedades como las europeas donde el sistema politico es pluripartidista, un sistema que con una madurez del electorado posiblente llegue el momento que no existir las mayorias absolutas.
Eso seria el verdadero empate, se tendria que consensuar, pactar, estudiar, consensuar, el nombre es lo de menos un sistema de gobierno con los mas afines a tu programa,a tus metas, a tus promesas,al pueblo, algo que el compañero Zapatero parece hacer bien.
No nos olvidemos que la doctrina marxista lo basa todo en una dictadura democratica, la dictadura del proletariado, es decir la mayoria de votantes son trabajadores, por afinidad deberian de votar partidos de izquierda, y estos siempre gobernarian, con lo que el estado del bienestar estaria asegurado, pero como toda teoria en la realidad suele fallar, los condicionantes que hacen que esto fracase, talvez deberian de ser buscados en los politicos, en el no cumpliemiento de las priomesas electorales, en olvidarse que lo primero siempre es el pueblo, su libertad, sus derechos y el estado del bienestar.
Salud y honor

009
magda
26.11.2008 a las 12:17 Enlace Permanente

Estoy de acuerdo, Señor Sevilla con su planteamiento, la sensatez es una virtud.

“La tregua” en democracia, mientras la situación pinta de esta guisa, es y debe ser de obligado cumplimiento.
La clase política debe madurar y separar los luchas de poder con el ansia de gobernar; esos lujos son en tal caso cuando tengan los deberes hechos. Ahora todos han entrado en el lugar del crimen y todos son sospechosos, con lo cual hay que buscar la solución a este tremendo allanamiento de morada en nuestra joven democracia.
La oposición no debe hacer más oposición en los momentos críticos. Debe contribuir y arrimar le hombro.
Se dice desde EE.UU, el presidente Obama.
“La situación es muy crítica”.
Se dice desde España, el presidente Zapatero
“La situación es muy crítica”, y la oposición aprovechando la depresión social arremete con discursos de la vieja escuela agria, habla hasta del “Che”…
Cuando las cosas vuelvan a su cauce(¿……?)
Y las cosas estén en mejores condiciones, la oposición puede empezar sus discursos de toma de poder.
Pero ahora no, ahora hay que ser un país, una Nación unida, pues estamos en peligro de extinción económica, y con ello la perdida de nuestro jóvenes confundidos, abatidos.

010
José Luis Louzán
27.11.2008 a las 18:43 Enlace Permanente

En mi refrencia a “quien escribe antes que yo” me estaba refiriendo al fantastico Tony y no a Manuel Pombal a quien no conozco pero si parece muy de izquierdas a primera vista… mis disculpas por el malentendido, si lo hubo…

011
MANUEL POMBAL
01.12.2008 a las 18:36 Enlace Permanente

Al señor José Luis Louzán.

Ya me había percatado de su error.
De todas formas lo que había comentado de la moción de censura en mi pueblo ya se ha hecho realidad.
Esto es como si un defensa de futbol mete un gol a proposito en propia puerta. El arbitro acepta el gol como legal, el reglamento arbitral así lo recoge, pero la afición no lo va a entender (eso es un tránsfuga, también llamado traidor).
Su apellido en mi pueblo estos días suena a rabia e indignación y no es por usted logicamente, sinó por el presidente de la Diputación de Pontevedra que lleva su mismo apellido.
Ahora la dirección del Partido Popular a nivel Galicia, dice que expulsará del partido a los concejales que han presentado la moción de censura. No se lo creen ni ellos. Un atentado a la democracia, un atraco al pueblo y sobre todo a muchos simples militantes que como yo llevamos años haciendo trabajos de base para un partido como el socialista en este caso.
Aún así seguiremos creyendo en la democracia y en nuestros ideales, ya será el pueblo quién ponga a cada uno en su sitio.
Un saludo

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG

Logotipo de Blogestudio